CDMX.- Las batallas de Miguel Bosé con el fisco están lejos de terminar. Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazó un recurso del cantante contra una multa que obtuvo por tratar de deducir gastos personales disfrazados como de tipo empresarial.
A través de su compañía Costaguana, el artista buscó deducir el IVA de la compra de jamones y embutidos, tratamientos de fisioterapia, entrenador personal, servicio doméstico y reparaciones en el jardín de su vivienda.
También utilizó la factura de los servicios de seguridad de una propiedad en Pozuelo de Alarcón, España, el contrato de alquiler de un Audi y las reparaciones de un Mercedes y un Toyota, según Hacienda.
Por todo lo anterior, se le ha impuesto a la empresa del intérprete de Aire Soy una sanción de 55 mil 350 euros, más otros 23 mil 537, equivalentes en total a un millón 919 mil 908 pesos mexicanos, acorde a la sentencia dictada el 3 de marzo.
“Esos gastos no corresponden a la actividad desarrollada por Costaguana, sino que son gastos de índole personal o particular de Miguel Bosé y/o liberalidades y en ningún momento pueden considerarse deducibles en el IVA, por no estar directamente afectadas a la realización de una actividad empresarial o profesional”, determinó la Agencia Tributaria.
El cantante acudió a los tribunales para recurrir una sentencia previa del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid, que le reclamaba a Costaguana esas cantidades por el IVA del segundo trimestre de 2010 y el cuarto trimestre de 2011, de acuerdo con el medio español El País. (Staff/Agencia Reforma)