Persiste la violencia en diversas formas hacia todas las mujeres en Aguascalientes, consideró la presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyn Negrete Sánchez, quien estableció que por lo menos un 50% ha sufrido golpes y donde sus hijos son extremadamente violentados en hogares con jefaturas femeninas. Resaltó que para combatir esta situación en su organización llevan a cabo capacitaciones para que sepan identificar los distintos tipos de violencia, denuncien y salgan de dicho círculo vicioso.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, que tuvo lugar este sábado 25 de noviembre, la presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia consideró que sin duda el género femenino ha tenido un gran crecimiento en los últimos años, donde cada vez es más común ver a más mujeres en puestos clave de poder ocupando cargos públicos importantes.

Sin embargo, Gwendolyn Negrete Sánchez reconoció que en materia de violencia, es un tema que aún no se ha podido erradicar de la sociedad, a grado tal que para muchas se ha convertido en una forma de vida “normal”, y por tal situación no se denuncia ni se reconoce.

“En ocasiones para muchas mujeres es tan normal vivir violencia porque la mamá así lo vivió y está tan acostumbrada a ver cómo el papá le gritaba a la mamá y cómo la golpeaba, y que éste nada más justificaba porque la quería; así aprenden a vivir con el novio, con quien viven la misma situación, y con el esposo igual, al rato me deja y agarra otra pareja y sigue igual, y los hijos también seguirán de la misma forma”.

La activista social enfatizó que para combatir esta situación varias organizaciones de la sociedad civil están uniendo esfuerzos importantes para trabajar el tema de las violencias hacia las mujeres.

Y en el caso de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, detalló que de las mujeres con quienes han trabajado a lo largo de casi 8 años, han sido atendidas cerca de 2 mil quienes fueron objeto de algún tipo de violencia, de las cuales casi el 50% afirman haber recibido alguna agresión física, insultos y hasta encerramiento en el hogar.

“Son formas de violencia muy disfrazadas de amor donde no es correcto esta forma de relacionarse, por eso es muy importante la educación y capacitación para poder identificar los diferentes tipos de violencia y poder poner un alto, y decir que esto no está bien y no es normal”.