José Luis Quintanar Stephano

El concepto de protociencia surge sobre el siglo I de nuestra era y se refiere al campo de la investigación que tiene las características de una ciencia no desarrollada pero que puede acabar convirtiéndose en una ciencia establecida.

En la antigua Grecia, los estudios de la protociencia estaban abiertos tanto para los hombres como para las mujeres sin distinción de género. Existen documentos de aquella época que avalan la participación de la mujer en los estudios de la naturaleza o en la invención de instrumentos que permitían evaluar eventos biológicos, fenómenos físicos o astronómicos o tratamientos clínicos. Tenemos ejemplos muy significativos como Téano, mujer médica-matemática que fue pupila y esposa de Pitágoras;o Aglaonice, quien con sus conocimientos de astronomía predijo varios eclipses. Otro personaje femenino que también es reconocido por sus invenciones en la alquimia fue María la Judía, a quien se le atribuye el proceso de esterilización o conservación de las propiedades de ciertos alimentos sometidos al calentamiento paulatino llamado baño María.

Una de las mujeres más emblemáticas por su pasión, entrega y sacrificio en las ciencias, fue Hipatia de Alejandría (370-415d.c., Egipto), hija del astrónomo Teón.Fue una filósofa, matemática neoplatónica y astrónoma, considerada como una de las primeras mujeres matemáticas de la historia. Fueron muy diversas sus aportaciones en el álgebra, lageometría y la astronomía. En esta última disciplina diseñó diversos instrumentos científicos, incluido un astrolabio plano, empleado para determinar las posiciones de los astros sobre el firmamento. Igualmente, otros instrumentos como el densitómetro y otro para la destilación del agua. Hipatia fue asesinada por un grupo de cristianos que no estaban de acuerdo a su forma científica de pensamiento.

¿Qué relación puede haber entre Hipatia de Alejandría y Tepezalá donde habitaron los guerreros guachichiles del siglo XVI? Pues prácticamente ninguna; excepto que, en el municipio de Tepezalá, territorio de los feroces guachichiles, se construyó actualmenteel Observatorio Planetario Hipatia, en honor a esa insigne mujer por su capacidad científica y por la estrecha relación con los antecedentes vinculados a la astronomía.

Este centro astronómico cuenta con la mejor lente de telescopio a nivel nacional, con la más alta gama de tecnología, con un planetario que además sirve como plataforma de estudio para la astronomía y ciencias a nivel mundial y próximamente con una biblioteca astronómica.

El Observatorio Planetario Hipatia de Tepezalá está abierto al público para observar la Luna, el Sol, planetas, asteroides, cometas, estrellas, estrellas dobles, cúmulos estelares, nebulosas, y hasta lejanísimas galaxias ofenómenos astronómicos como los eclipses.

Es posible que Hipatia de Alejandría haya observado los mismos planetas o estrellas a simple vista como lo podemos hacer nosotros actualmente. Sin embargo, hoy contamos con este instrumento telescópico que está a nuestro alcance y disposición para aproximarnos el universo a nuestras manos. Así, a través de la protociencia o ciencia establecida, personajes de vida ejemplar nos acercan a una realidad, nos envuelven con la magia de lo infinito y nos centran en lo pequeño y efímero que somos en el universo.