Ser mujer empresaria no es fácil ante un mundo tan competido, sin embargo a lo largo de los años se ha ido avanzando al ganar cada vez más espacios de valor en tomas de decisión que antes no se tenían, aportando a la economía y generando empleos para el estado, así lo destacó Érika Muñoz Vidrio, aspirante a la presidencia de la Asociación de Mujeres Empresarias Mexicanas.

Érika Muñoz ingresó a MEMAC hace casi 3 años, y en los últimos 2 años desempeñó el cargo de Admisión a Socias dentro del Consejo Directivo, destacando que durante la gestión de la actual presidenta Elvia Alicia Jaime García, se ha incrementado la membresía de socias en un 80%, además de que se han generado diferentes comisiones para apoyar en el tema social y está por crearse una más en el tema ambiental.

Muñoz Vidrio tiene una empresa que se desenvuelve en el ramo del desperdicio del sector automotriz. “Soy socia fundadora del Corporativo DASE México en donde ofrecemos servicios financieros, inmobiliarios e industriales, una de mis principales actividades económicas es ofrecer servicios integrales de recolección de retorno industrial y material de reciclaje 24//7, como por ejemplo: aluminio, acero, fierro, maquinaria, madera, plásticos, entre otros, otorgándoles un destino que cumpla con los permisos ambientales correspondientes para colaborar con el medio ambiente. En este sector predominan hombres, pero hoy en día ya me ha tocado tener contacto con mujeres dentro de la industria con posiciones de toma decisiones”.

Reconoció que el desarrollo de la mujer en el entorno empresarial a lo largo de estos años ha sido difícil ya que tiene más roles con la familia, los hijos y el esposo y además se tiene el compromiso con la empresa, “pero hemos logrado posicionarnos, buscar más oportunidades, estamos ocupando cada vez espacios de valor en tomas de decisión que antes no los teníamos y generando economía”.

Indicó que su principal motivación por ser la próxima presidenta de MEMAC es seguir apoyando a otras mujeres de empresa para crecer, desarrollarse y profesionalizarse, pero sobre todo buscar alianzas estratégicas entre todas para incrementar sus ventas e ingresos para aportar a la economía del estado, generar empleos de calidad y bien remunerados. “La asociación está por cumplir 20 años y cada presidenta le ha impreso un valor. Pretendo también seguir aportando valor para que sigamos posicionándonos, apoyando a la sociedad, a la economía y al empleo”.