Con un dejo de arrogancia los empresarios fijan fecha para que los candidatos a distintos cargos de elección popular comparezcan ante ellos y les informen qué planes tienen y respondan a las inquietudes que hay.
Tal parece que no han aprendido con lo vivido desde hace varios años, cuando algunos de los candidatos se rehusaron a participar por considerar que “no son muebles para que se les mueva de un lado a otro”. Lo más acorde en este caso es que primero se reúnan las partes y de común acuerdo fijen fecha, lugar y hora para reunirse, además de los temas a tratar, de manera que todos estén en la misma sintonía.
Por ahora sólo están los dichos de la parte patronal, al anunciar que serán llamados a comparecer para que expongan sus propuestas y se comprometan a solucionar los problemas que registran este sector y la sociedad en general.
Según Raúl González, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), trabaja en coordinación con la Coparmex estatal para ajustar los debates, que en principio serían tres y tentativamente tendrán lugar el 12 y 13 de mayo, sin embargo no menciona que se haya reunido con los aspirantes o sus representantes para concordar fechas y temas. Todo ha sido de manera unilateral, cuando lo adecuado es darle el lugar que le corresponde a cada quien.
Tiene que haber una coordinación tal que permita encuentros ágiles, lo cual no será sencillo, teniéndose en cuenta que son demasiados los partidos en el tablero, por lo que si se hace con los candidatos a diputados federales tendría que ser un debate por cada uno de los tres distritos, otro por la alcaldía capitalina y otro por los otros diez ayuntamientos, además de lo que se alcancen a organizar con los 18 distritos locales.
La única posibilidad de abreviar tiempos sería invitar sólo a una parte de los candidatos, a los que presuntamente tienen mayores posibilidades de triunfar, pero hacerlo sería discriminatorio, además que es jugarse un albur, porque el vencedor puede ser alguien que en principio tenga pocas oportunidades pero a final de cuentas su programa convenció a los electores, tal como acaba de suceder en Ecuador, en donde los seguidores del ex presidente Rafael Correa daban doble contra sencillo que ganaría la elección presidencial su candidato Andrés Arauz, pero en segunda vuelta el vencedor fue el ex banquero Guillermo Lazzo, entonces no se pueden adelantar vísperas
Los temas a tratar son variados, algunos de relación directa con los aspirantes a diputados federales, como la tan llevada y traída reforma fiscal que pasan los años y no se concreta, lo que mantiene en una situación asfixiante el erario de los estados, debido a que de cada peso que se recauda a nivel nacional 80 centavos se queda en al Federación, 16 centavos van a los estados y 4 centavos a los municipios, por lo que se ha exigido que sea una distribución diferente que asegure mejores condiciones de vida a cada lugar del país.
En relación con el municipio de Aguascalientes los asuntos que más exigen atención de todos los sectores son el del agua potable y alcantarillado, seguridad pública, una repavimentación general y control de ambulantes, que por angas o mangas las sucesivas administraciones han sido demasiado pobres en sus acciones.
Por lo que se refiere a los diputados locales, sigue sobre la mesa la demanda ciudadana que dediquen el 100% de su tiempo a trabajar por un mejor marco legal y dejen de prometer que “ahora sí” se acabará el rezago que hay, que actualmente representa más de 600 iniciativas sin resolver. Se les paga demasiado bien como para que garanticen resultados.
Así, a vuelapluma, es a lo que deben responder los aspirantes a los distintos cargos que estarán en disputa el 6 de junio y es lo que pretenden escuchar los ciudadanos.

SILENCIO PANISTA

Aunque el Gus quisiera que se olvidara es materialmente imposible que se pase por alto el registro tramposo de Francisco Javier Luévano, al que el PAN presentó como candidato indígena y al no serlo tiene en riesgo que se cancele su intención de repetir en la Cámara de Diputados.
Como decía aquel anuncio “Para que todo México se entere”, el periódico Reforma publicó el pasado 20 de abril que Acción Nacional postuló a un “cachirul”, toda vez que el actual diputado federal y ex presidente municipal de Calvillo no pertenece a ningún grupo originario. Refiere la nota firmada por el reportero Mayolo López, que Luévano fue registrado en el número seis de la segunda circunscripción, bajo la fórmula plurinominal como candidato indígena.
Para cumplir con ese requisito el blanquiazul exhibió una constancia que fue emitida por las autoridades tradicionales del pueblo de los Chicahuales, lo que el Instituto Nacional Electoral (INE) corroboró la validez de la constancia con una llamada telefónica a una de las supuestas autoridades de dicho pueblo, quien aseguró que Luévano es parte de la comunidad, por lo que el 4 de abril el INE dio el visto bueno a la candidatura.
Pero los tramitadores no contaban con que el 10 de abril el representante de los Chicahuales, Felipe de Luna Rodríguez, señaló que no conocía a Francisco Javier Luévano, además que ningún miembro de la comunidad había sido postulado y por si no fuera suficiente el mismo líder manifestó que los Chicahuales es una población que forma parte del municipio aguascalentense de Jesús María y no pertenece a ninguna comunidad indígena.
De cualquier manera el Gus sostiene que la candidatura se mantiene en firme, aunque reconoce que a nivel estatal no tuvo nada que ver con el registro ya que todo se hizo en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), pero en el INE informan que una vez que se lleven a cabo las elecciones y si Luévano gana la reelección podría ser impugnado y declararse la invalidez, con lo que se quedaría como el cuervo de las dos tortas.
Vaya lío que armó la directiva nacional, ya que podría haberlo inscrito en otras condiciones, pero creyeron que con tener el aval de alguien de esa comunidad era más que suficiente, pero hoy se dan cuenta que podrían quedarse sin una diputación federal.

INQUIETUD COLECTIVA

A partir de la semana próxima podría materializarse el aumento a la tarifa eléctrica, que podría ser del 33% en el año, lo que de concretarse será mortal para la economía en general. La voz de alerta la dio el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de Aguascalientes, Eduardo Llamas Esparza, al citar que serán incrementos paulatinos, por lo que en cada recibo habrá un costo mayor por el uso de un servicio indispensable en la vida diaria. Resulta muy difícil prescindir de la energía eléctrica, lo que hace cautivos a todos los mexicanos de la empresa paraestatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), que le basta con imponer nuevos costes para obtener mayores ingresos, sin importar que las condiciones que prevalecen en el país están lejos de ser lo óptimo. Esta situación contradice lo expresado por el titular del Poder Ejecutivo Federal, de que no habría alzas en el servicio de energía eléctrica Se considera que desde este mes puede haber aumentos de 3.5%, 2.5% y 1.5%, lo que golpeará el bolsillo de los usuarios domésticos, a la par que a las empresas de todos tamaños. Son varios los factores que impulsan a la CFE a imponer nuevas cargas, entre ellas lo registrado hace unos meses con el cierre de ductos de gas natural en Texas, por lo que si el 70% de la generación de electricidad se hace en México con el uso de dicho combustible entonces es lógico que se presente un desajuste, además si el costo del gas aumenta provocaría boquetes en las arcas del gobierno federal, por lo que a final del cuentas busca que quien pague sean los usuarios, esto es, todos los habitantes de este país. En ese tiempo, en que el encierro obligado de estudiantes y profesores, así como de empleados públicos, exige la utilización mayor de aparatos y equipo que consume energía eléctrica, lleva a que se eleve el costo a niveles muy superiores a los normales, cuestión que no se considera en la administración federal.