Un joven que se encuentra en calidad de desconocido fue ejecutado de un balazo en la cabeza, y su cadáver quedó abandonado a un costado de la carretera federal No. 45 Norte, a la altura del municipio de Cosío.
El macabro hallazgo se registró el miércoles aproximadamente a las 07:00 de la mañana, a la altura del poblado de El Salerito, en el municipio de Cosío.
Fueron unos automovilistas quienes se comunicaron al número de emergencias 911 para reportar que, a la altura del kilómetro 54+000 de la carretera federal No. 45 Norte, en el poblado de El Salerito, municipio de Cosío, se encontraba un hombre tirado a un costado de la cinta asfáltica.
En un principio se presumió que se trataba de un accidente tipo atropello, motivo por el cual se trasladaron policías preventivos de Cosío y policías estatales, además de agentes de la Guardia Nacional y una ambulancia del ISSEA.
Al llegar al lugar, confirmaron el reporte y localizaron a un joven de entre 25 y 30 años, que vestía una chamarra negra y un pantalón de mezclilla azul.
Sin embargo, al ser valorado por los paramédicos, confirmaron que ya había muerto, aunque no se encontraron rastros de algún accidente. Tras hacer una exploración física del cadáver, se descubrió que presentaba un balazo en la nuca.
Para realizar las investigaciones correspondientes, se trasladaron a la escena del crimen los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.
Los primeros indicios han permitido establecer que la víctima fue ejecutada en otro lugar, y los sicarios únicamente dejaron abandonado el cadáver a un costado de la carretera para que fuera detectado por los automovilistas.