Frente a un anexo para drogadictos murió de manera repentina uno de los pacientes, cuando se disponían a trasladarlo a un hospital para recibir atención médica.
Fue aproximadamente a las 16:20 horas cuando en el número de emergencias 911 se recibió un reporte, donde se informaba que en el anexo con razón social CRREAD, A.C. “Sagrado Corazón de Jesús”, que se ubica en la calle Ponciano Arriaga y esquina con la calle Rafael Arellano, en la colonia Altavista, se encontraba una persona del sexo masculino inconsciente y no respondía a ningún estímulo.
Hasta el lugar de los hechos acudieron policías preventivos del Destacamento “Pocitos” y una ambulancia del ISSEA.
Al hacer su arribo encontraron a un hombre identificado como José Alberto, de 52 años, tirado boca-arriba sobre la banqueta e inconsciente. Cuando los paramédicos se dispusieron a brindarle los primeros auxilios, confirmaron que dicha persona ya había fallecido, por lo que se solicitó la intervención de la Fiscalía General del Estado.
Se estableció que el ahora occiso José Alberto era paciente de dicho anexo, donde fue internado por sus propios familiares para tratar de ser rehabilitado de sus adicciones.
El encargado del lugar señaló que al momento que les estaban dando de comer a los internos, repentinamente José Alberto comenzó a tener problemas para respirar y en su desesperación logró abrir la puerta y salir de la finca.
Por tal motivo decidieron trasladarlo a recibir atención médica, pero cuando esperaban la camioneta para hacer el traslado, repentinamente José Alberto se desvaneció y quedó tirado en la banqueta, confirmándose más tarde su muerte.
Al lugar de los hechos arribaron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE, quien tras determinar que la muerte de José Alberto fue por causas naturales, se autorizó que los mismos familiares se hicieran cargo de los trámites funerarios.