Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La falta de equipo de protección al inicio de la epidemia, la insuficiente capacitación para su uso adecuado y el rezago en infraestructura son las principales causas que han contribuido al fallecimiento de mil 744 profesionales de la salud en México, 854 de ellos personal médico, coinciden especialistas.
José Ángel Córdova, ex Secretario de Salud, lamentó que los decesos, en un inicio, se hayan debido a que faltaron los medios para protegerse.
“Uno, cuando ya está ahí en el campo de batalla, es rarísimo que alguien diga: ‘Yo así no le entro, porque necesito estar más protegido’. Usa uno lo que tiene y atiende a los enfermos de la mejor manera”, señaló.
Consideró que tomará décadas recuperar la formación y experiencia perdida con estos profesionale.
Detalló que sólo para formar a un médico general se requieren 7 años de instrucción y hay que agregar entre 3 y 7 años más en caso de los especialistas y una inversión de 100 mil pesos por año de formación de cada médico.
En el marco del Día del Médico, que se celebra el 23 de octubre, Juan Luis Mosqueda, director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, estimó que los doctores de las distintas instituciones de salud enfrentaron la epidemia de Covid-19 bajo circunstancias contrastantes.
“(Había) lugares donde prácticamente nadie sabía usar (el equipo, y) lugares donde la totalidad estaba capacitado”, advirtió.
Para Víctor Hugo Borja, director de prestaciones médicas del IMSS, otra problemática que influyó en la pérdida de profesionales fue el rezago que hay en infraestructura de salud.
“Lo que nos faltó es lo que no teníamos previamente y lo tuvimos que adquirir a una velocidad muy rápida”.
De acuerdo con el mapa de Amnistía Internacional sobre decesos de personal de salud, con cifras hasta agosto pasado, México se mantiene con el mayor registro de decesos en esta población a nivel global, por arriba de EU con 1077 y Brasil con 634.