Fernanda Carapia
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- «Nachito», el cachorro pitbull, no superó las lesiones que le causaron habitantes de Tequisquiapan, Querétaro, al apedrearlo por considerar que estaba «embrujado».
El perro de 6 meses murió debido a una falla orgánica múltiple, así como a las heridas internas que traía en su cabeza, pulmones y estómago, según reveló la autopsia.
El 20 de agosto, Fabiola Ávila, directora del refugio animal Buenos Chicos, viajó a Querétaro para rescatar a «Nachito» y llevarlo a Guadalajara, para recibir atención.
Al llegar, se percató que el pitbull tenía sarna que le afectaba, principalmente el rostro, razón por la cual lo pobladores pensaban que estaba «embrujado» y lo apedreaba constantemente para correrlo.
El can fue resguardado por Don Beto y su esposa, quienes lo acogieron mientras llegaban los rescatistas de Buenos Chicos.
Ya en Guadalajara, «Nachito» fue internado en una clínica veterinaria donde recibió tratamiento contra la sarna y atención para curar sus heridas externas e internas, sin embargo, no hubo éxito.
Tras una semana de tratamiento y pese a los esfuerzos del personal de la veterinaria, el cachorro falleció.
«Nachito» ya tenía una familia que estaba esperando su recuperación para adoptarlo y darle una mejor vida. Su nuevo hogar estaba en Miami, Florida.
«Es muy triste lo que ellos viven y no lo merecen», resaltó Ávila.