Después de cuatro días de hospitalización, un bebé de 2 meses de edad falleció en el Hospital General de Zona No. 1 del Seguro Social, por choque séptico por probable COVID-19.

De acuerdo a información oficial entregada a esta redacción, el menor habría sido contagiado por contacto con personal de salud, pues ante los síntomas de malestar que presentaba, su madre lo llevó varios días a consulta al Seguro Social.

Primero en la Clínica 7 y posteriormente en la UMF 3 se le hicieron diversos diagnósticos, entre otros Enfermedad de Kawasaki así como alergia aparente a Trimetoprim Sulfametoxazol, y aplicaron tratamiento por enfermedad de las vías respiratorias y fiebre incesante, por lo que se solicitó su traslado a otra Unidad al presentar un cuadro de neumonía grave.

Se logró saber que el menor de edad presentó los primeros síntomas como fiebre de entre 36.5 a 39 grados centígrados desde el 12 de mayo, además de estar irritable, lo cual fue tratado a nivel doméstico con paracetamol, pero al no presentar mejora decidió llevarlo la Unidad de Medicina Familiar número 7 donde lo recetaron por enfermedad de las vías respiratorias.

Sin mejoría, fue llevado al día siguiente a la misma clínica pues ya presentaba congestión nasal y persistencia de la fiebre, donde solo le recetaron supositorios; para el viernes 15, la enfermedad avanzaba en el bebé y seguía con los mismos síntomas, agregándose el exantema -erupción rojiza en la piel-.

La salud del niño no mejoró en ninguno de esos días, por lo que el martes 19 de este mismo mes decidió volver a llevarlo a revisión con el médico pediatra, en donde se decidió la hospitalización en el HGZ No. 3 con diagnóstico de probable Kawasaki; para el día 20, al volver a consulta por el deterioro en la salud del bebé le descartaron la última enfermedad diagnosticada; para el día siguiente ya presentaba deterioro neurológico.

Después de tanta revisión y no superar la enfermedad, la decisión fue hacerle la prueba para presuntamente detectarle el COVID-19 y salió positiva, lamentablemente fue demasiado tarde, pues el día de ayer finalmente el bebé perdió la vida.