Staff
Agencia Reforma

CDMX.- El judoca y medallista panamericano Claudio Zupo falleció víctima de COVID-19. Días antes denunció públicamente el abandono de sus empleadores en Sonora. Fue el 12 de junio cuando confirmó que había contraído este virus que ha provocado la muerte de más de medio millón de personas. Tres días después fue despedido de la Comisión del Deporte en el Estado de Sonora, cuando se encontraba en confinamiento.
En un video denunció su despido a través de redes sociales. El viernes 24 de julio falleció su madre María de Jesús Gutiérrez y hoy el judoca mexicano.
“Hoy que es quincena, hoy que ellos saben que estoy con COVID encerrado en mi casa, que no puedo salir, que no puedo comprar los medicamentos, que me hayan corrido se me hace una vulgaridad, se me hace una falta de respeto para mí, como persona, como deportista que fui tantos años, que le di logros a Sonora, ahora me den una patada en el fundillo y me tiren a la basura”, dijo en el video.
La Codeson lamentó el fallecimiento en redes sociales y estableció que no lo despidió. “Claudio Zupo no fue despedido, seguía laborando en Codeson. Fue mediante su video en redes sociales que esta Comisión tuvo conocimiento de su estado de salud, lo que permitió brindarle de inmediato la atención médica a él y a su familia”, se lee.
El deporte nacional se ha visto afectado por la pandemia y la muerte de Zupo se une a los decesos papá de los medallistas olímpicos Óscar Salazar e Iridia Salazar. La monarca panamericana Mariana Arceo fue la primera atleta mexicana en dar positivo al nuevo coronavirus.