CDMX.- Jaime Garza, figura de la televisión, el cine y el teatro, murió ayer a los 67 años, debido a complicaciones de la diabetes que padecía.
“A la luz libre. Gracias gracias gracias Jaime Garza Alardín. Gracias por sus mensajes y oraciones para él y la familia Garza Alardín. ¡A vivir cada día que tengamos de vida!”, escribió en Twitter Mariana Garza, actriz y sobrina del nacido en Monterrey.
Telenovelas como Rosa Salvaje, al lado de Verónica Castro, o Simplemente María, con Victoria Ruffo, lo catapultaron a la fama en los años 80.
“Que en paz descanse mi querido amigo, mi eterno profesor de Simplemente María, tristeza en el corazón! Buen camino Jaime Garza”, señaló Ruffo también en la red social.
Fue la Asociación Nacional de Intérpretes (ANDI) la que confirmó el deceso ayer. El cuerpo fue trasladado a una funeraria donde lo despidieron sus familiares.
El actor, quien debutó en Plaza Sésamo en 1972, obtuvo resonancia con su participación en la película Canoa, de Felipe Cazals.
Luego fue cautivado por la televisión, con Pacto de Amor, al lado de Héctor Bonilla, medio donde realizaría sus más importantes trabajos.
Hijo del periodista Ramiro Garza y la poetisa Carmen Alardín, sostuvo un romance con Viridiana Alatriste, la fallecida hija de Silvia Pinal, que lo marcó durante varios años. Se casó después con la actriz Rosita Pelayo.
El regiomontano enfrentó diversos problemas de salud, como un derrame cerebral en 2010, un accidente en motocicleta y su diabetes, por la cual perdió una pierna en 2014. (Staff/Agencia Reforma)