La Noticia:

El presidente de Irán, EbrahimRaisi, falleció este domingo después de que el helicóptero en el que viajaba sufriera un accidente cuando se dirigía hacia la ciudad de Tabriz, en el noroeste del país, según informaron medios locales… (bbc.com).

Comentario:

A la muerte de EbrahimRaisi, el vicepresidente tomó su lugar y se supone que en menos de dos meses debe llamar a elecciones. ¿Se sospecha juego sucio en el accidente? ¿Cómo será el proceso para elegir a su sucesor?

Aunque las investigaciones no han concluido, no parece ser que haya habido algún atentado contra la vida del presidente. El helicóptero en el que viajaba era viejo y las condiciones de neblina y lluvia en una zona montañosa no ayudaron. Además, EbrahimRaisi se encontraba en buenas relaciones con el Ayatolá AlíJamenei, el líder supremo de Irán y en ese país no existe una oposición fuerte, por lo que se considera que todo fue un lamentable accidente.

Si a ello se suma que la muerte de Raisi presenta un problema para elegir sucesor, se confirma el pronóstico de que fue mala suerte. Hay quien, dentro de Irán, culpa a los Estados Unidos de forma indirecta pues dicen que el embargo económico ha impedido a Irán renovar su flota de helicópteros. Pero ello no le quitará el sueño a JoeBiden.

La nueva elección pinta complicada porque enfrenta a Jamenei a una disyuntiva: permitir a la oposición participar con candidatos que estén en contra del sistema, aunque sea de forma moderada, o elegir él mismo a candidatos a modo, garantizando la continuidad del estatus quo, aunque sacrificando la participación de la votación. En la anterior elección participó menos del 50% de los votantes porque sintieron que no había competencia. Los candidatos habían sido preseleccionados y la población sintió que no había alternativa viable y entonces no tenía sentido votar.

Si Jamenei impone a los candidatos, la oposición llamará a no votar y el orgullo de Irán sufrirá un golpe. En el pasado Jamenei presumió al mundo que el sistema democrático de Irán era fuerte porque hubo participación del 80% de los votantes. ¿Qué podría declarar si la participación cayera a, por decir algo, menos del 10%?

Recordemos que, en Irán, el líder supremo es Jamenei, quien toma todas las decisiones en materia de desarrollo nuclear, aspecto militar y relaciones internacionales. El presidente se queda modestamente con el aspecto económico y lo local. Si consideramos que la economía de Irán está de capa caída, la labor del elegido de Jameneiqueda en entredicho y alimentará el descontento de la oposición.

Un presidente en otro país tiene cierta libertad de acción. No es el caso de Irán. Ahí el Ayatolá Jameneies líder supremo, pero ya cuenta con más de ochenta años, así que debería estar preparando a su sucesor. De hecho, Raisi pintaba como tal, así que fue doble pérdida para el líder. Veremos el siguiente movimiento de AlíJamenei.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas Pan American.

Correo: salonsomendez@gmail.com