Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Taylor Hawkins, baterista de Foo Fighters y brazo derecho del vocalista Dave Grohl, falleció ayer en Bogotá, Colombia, donde la banda tenía agendada un concierto.
Hawkins, de 50 años, fue hallado sin vida en el hotel donde se hospedaba, y la policía local ya abrió una investigación.
«La familia Foo Fighters está devastada por la trágica y reciente muerte de nuestro amado Taylor Hawkins. Su espíritu musical y su risa infecciosa vivirán con nosotros para toda la vida.
«Nuestros corazones están con su esposa, sus hijos y su familia, y solicitamos que su privacidad sea tratada con el mayor de los respetos en este inimaginable y tiempo tan difícil», escribió el grupo en su cuenta oficial de Instagram.
El grupo apenas la semana pasada tocó en el Foro Sol de la CDMX, donde Hawkins hizo gala de su maestría en la bataca, además de que cantó «Somebody to Love», de Queen.
Aunque no se sabe la razón de la muerte de Taylor, quien formó parte de Foo Fighters desde 1997 (dos años después de que se formó el grupo), en redes se especuló sobre algún vínculo con estupefacientes, ya que en el 2001 estuvo en coma por sobredosis de heroína. Él declaró en varias ocasiones que se encontraba limpio desde el incidente.
La tragedia persigue a Dave Grohl, el líder del grupo, ya que cuando fue parte de Nirvana padeció el deceso de uno de sus grandes amigos, Kurt Cobain, quien se quitó la vida de un balazo en abril de 1994.

¡Participa con tu opinión!