El FEDA, su gran movilización y el logro.

Después de la caótica jornada de “secuestros” de camiones, donde periódicos como El Heraldo estimaron que los estudiantes habían retenido 194 unidades, las cuales tenían resguardadas en los estacionamientos de las instituciones educativas, parecía que esto tendría la atención y respuesta de la autoridad. Pero no. Se generó una negativa de la autoridad, así como una campaña de desprestigio alentada por un gran desplegado en todos los diarios firmado por “La Comisión”, donde establecían que “Las tarifas no podrán ser reducidas en virtud de que, cuando se solicitó el aumento correspondiente, se manejaron como argumentos para ello, el alza de lubricantes, refacciones, llantas…” y cierra culpando a los estudiantes “… El Frente Estudiantil Democrático, interrumpiendo el servicio público de transporte de esta ciudad, por lo cual han resultado lesionados la mayoría de los sectores de Aguascalientes.” (Sol del Centro, 1975). Ello desencadenó en que el núcleo dirigente acordara una marcha para el 8 de octubre, en la cual no sólo se convocaría a los estudiantes, sino se invitaría a la sociedad en general; a dicha marcha, que saldría de la calle Madero y Cosío, asistieron contingentes de ferrocarrileros, electricistas, pero, sobre todo, una gran cantidad de usuarios del transporte público, así como ciudadanos en general que se adherían a la lucha, la cual, no obstante lo anterior, seguía estando encabezada por los estudiantes.

Fue tal la convocatoria que las cifras oscilaban en más de cinco mil asistentes. El contingente llegó a la Plaza de Armas y realizó algunas intervenciones. José Luis Zamora y Toño Ortega por el ITRA; por el CRENA, Juan Antonio Arroyo; por el Bachillerato del Magisterio, Ramón Romo, entre otros; dos fotografías en los periódicos registran la magnitud de la marcha y concentración. En la primera se ve la Plaza Patria llena de estudiantes, todos con mantas y pancartas improvisadas. Una segunda fotografía, tomada desde la segunda planta de Palacio de Gobierno, registra el primer patio conglomerado de estudiantes con mantas, ya que, al terminar los discursos, entre empellones, los oradores dan la indicación de entrar al recinto del Ejecutivo, por lo que éste se ve obligado a establecer una mesa de negociación que instala el entonces gobernador, J. Refugio Esparza Reyes.

Al día siguiente, en primera plana a ocho columnas, se dice: SE EFECTUÓ AYER EL MITIN QUE ANUNCIARON LOS ESTUDIANTES. “A las seis de la tarde, hubo una movilización de estudiantes, que se concentraron en la Exedra de la Plaza Principal, considerando aproximadamente cinco mil personas… más de quince jóvenes hicieron uso del micrófono para alentar al pueblo a dar su apoyo” y continúa la nota “… un grupo representativo del FEDA fue recibido por el jefe del Ejecutivo en su despacho… José Luis Zamora, uno de los miembros directivos estudiantiles, abandonó un momento el despacho para informar a sus compañeros que no se había logrado aún la solución por la ausencia de los transportistas”, registrando que, a las diez de las noche, aproximadamente, suspendieron las pláticas. (El Heraldo, 9 octubre 1975).

Los estudiante realizaron declaraciones a los medios, donde responsabilizaban al Gobierno de que tenían que tomar las medidas adecuadas, “ya sea expropiando los servicios o haciéndose cargo a base de subsidios…”.

Al siguiente día, continúan los escarceos y se retoman las negociaciones a primera hora. Dichas reuniones las encabezaba el entonces secretario de Gobierno, José Luis Aguilera, ya contando con la presencia del Sindicato de Propietarios de Auto-trasporte de Ags. y Ramales, el Sindicato de Trabajadores de Auto-Transporte de Aguascalientes y Ramales, Sindicato de Trabajadores de Autobuses Urbanos Rutas Occidente y Oriente, así como  los estudiantes agrupados en el FEDA.

Después de una intensa jornada y discusiones, el periódico El Heraldo registra que “Hubo necesidad de que los líderes estudiantiles, en segunda junta previa de esta reunión, analizaran la situación…” y continuaba la nota aduciendo que el gobernador comunicó que “también se expresó que se tenían informes ya comprobados de que algunas personas querían aprovechar la situación para provocar caos en Aguascalientes. A estas personas, en ninguna forma, les interesa la solución del problema, sólo desean sangre y caos”. Además, la crónica periodística puntualiza que, aproximadamente a las 2:25 de la madrugada del 10 de octubre (aunque el acta registra fecha del 9 de octubre), llegan a los siguientes acuerdos.

En el acta de acuerdos se registra lo siguiente: a) rebaja de la tarifa a todos los usuarios a $0.60 y estudiantes $0.30, b) el descuento a los estudiantes sería a través de boletos, c) establecer una mesa permanente con la Dirección de Tránsito, los sindicatos y estudiantes para la mejora del servicio, e) el servicio se ampliaría hasta las 23:00hrs y f) que no se les descontara a los choferes los días que los estudiantes pararon el servicio. El acta, que a la cabeza dice “El Profr. J. Refugio Esparza Reyes, Gobernador Constitucional del Estado, informa al pueblo de Aguascalientes que el conflicto suscitado por el alza de las tarifas en el transporte urbano local, ha sido solucionado satisfactoriamente…” (Acta de Acuerdos, 1975). Desglosando los seis acuerdos que, por parte de los estudiantes, firmaron las siguientes instituciones y alumnos: CRENA, con Juan Antonio Arroyo; ITRA, José Luis Zamora; Preparatoria de la Universidad de Aguascalientes, Alberto Andrade; Preparatoria Dr. Pedro de Alba, Juan Manuel; Bachillerato del Magisterio, Ramón Romo; por la Secundaria para Trabajadores, Luis Valadez; y, además de representantes del Instituto Mendel, CECYT 199, Sec. Edmundo Gámez Orozco, Preparatoria 1, la Secundaria José Ma. Morales y Secundaria # 2.

Es así como se concluye satisfactoriamente el movimiento, por lo que, al día siguiente, se da cuenta de la regularización del servicio “Respiro de Usuarios y Comercio”. El cuerpo de la nota dice: “El público usuario del transporte urbano de pasajeros parecía estar ayer en un día de gran fiesta por la reanudación del servicio con la nueva tarifa de 60 centavos.” (El Heraldo, 11 octubre 1975).

Es importante rescatar el valor que tiene el movimiento del Frente Estudiantil Democrático de Aguascalientes, ya que logró, en primer lugar, detectar una causa por la cual organizarse y luchar; en segundo lugar, el respaldo de la sociedad; y, finalmente, que jóvenes de entre 16 y 22 años pudieran doblegar al aparato gubernamental en una época casi omnipotente.

Ante dicho éxito, se pretendió realizar un intento por convertir el Frente en la Federación de Estudiantes Democráticos de Aguascalientes, retomando aquella organización que tuvo sus orígenes una década antes. La dirigencia fue conformada y la compartieron principalmente los líderes del CRENA y del ITRA; ante ello, uno podría pensar que tomaría fuerza y consolidación como movimiento y organización, pero, como muchos movimientos sociales, surgen divisiones, contradicciones y hasta rivalidades. Esto generó que la FEDA se dividiera y, paralelamente, se creara la Asociación de Estudiantes de Aguascalientes. Ambas agrupaciones, conforme sus líderes crecieron y egresaron de sus instituciones, se fueron diluyendo hasta desaparecer, de la misma manera que desapareció el descuento estudiantil y, de forma cíclica, se incrementó el precio del pasaje.

Creo que sólo se generó un movimiento –guardando toda proporción– similar 30 años después, con el surgimiento del “Frente Pro Tarifas Justas”, en 2006, que logró nuevamente el descuento estudiantil provocado por un alza en los precios del transporte urbano.

*Si tienes algún dato, documento, comentario o precisión de este suceso, agradecería me contactes correo: honoerato@hotmail.com o Twitter: @noeg2