En reunión, los diez gobernadores de oposición que integran la llamada Alianza Federalista, con sede en Chihuahua, anunciaron que dejan la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

Argumentaron que este organismo, se ha convertido en una simulación, sólo sirve para validar las decisiones del presidente, cuando de origen se conformó como contrapeso para lograr acuerdos entre los estados y el Gobierno Federal.

Además del mandatario Javier Corral, estuvieron sus homólogos José Rosas Aispuro, de Durango; Enrique Alfaro Ramírez, de Jalisco; de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo; de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca; de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez; de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; de Nuevo León, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón y de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Y si bien el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, no acudió porque tenía que atender una videoconferencia con inversionistas canadienses, de antemano dijo que se sumaría a la decisión que tomen y por ende, deja la Conago.

La reunión fue para revisar los criterios del Pacto Fiscal, temas de la reactivación económica, y precisamente determinar su permanencia en la Conago, que ahora se ha quedado sin 12 gobernadores.