El gobernador Martín Orozco Sandoval inició una nueva campaña de concientización y entrega de material sanitario, a fin de reforzar las medidas sanitarias para disminuir los contagios de COVID-19 en la entidad.

En su recorrido por el Mercado Terán, destacó que para mantener el equilibrio entre la salud y la economía, y con la intención de que los negocios de índole esencial puedan seguir operando, es muy importante que quienes atienden, porten cubrebocas y caretas en todo momento.

Entregó a locatarios y usuarios de este espacio comercial, equipo de protección; resaltó la importancia de insistir en los mensajes de autocuidado y dotar de herramientas que posibiliten que las indicaciones se sigan respetando de forma pertinente.

“La labor de los gobiernos es la de informar para la prevención y atender a los pacientes que así lo requieran; mientras que la tarea de la sociedad es ceñirse a las indicaciones sanitarias y actuar en función del bien común, en forma responsable”, agregó.

De igual modo, comentó que no hay que descuidar el lavado de manos y/o aplicación de gel antibacterial en caso de no tener acceso a agua y jabón; distancia social; uso constante del tapaboca en todo espacio público, cubriendo nariz y boca; estornudo y tos cubriendo con parte interna del brazo.

No acudir a eventos masivos o espacios con alta concentración de personas; lavado y desinfección de superficies con cloro; y monitoreo constante de síntomas para una atención oportuna son las medidas que debemos recordar y respetar.

EVENTOS RELIGIOSOS

De manera conjunta Gobierno del Estado, autoridades municipales y religiosas llegaron al acuerdo de suspender en lo que resta del año, todas aquellas festividades religiosas que impliquen congregación masiva de personas, a fin de frenar los contagios.

El secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores Femat, dijo que es esencial mantener un criterio unificado entre autoridades para dar un mensaje correcto a la sociedad.

Se acordó evaluar los horarios en que se celebrarán misas especiales como bodas, XV años y otras, para evitar que se realicen en la tarde-noche y así la sociedad no tenga el pretexto de extender la fiesta hasta altas horas de la noche.