La presente semana abre con un total de 19 mil 945 pruebas realizadas a la fecha, sin considerar las que se hacen por parte de laboratorios privados, en la que suman ya 5 mil 319 contagios, de marzo hasta ahora, contando los 70 casos nuevos, además de 290 fallecidos, incluidas las 8 personas que perdieron la vida en las últimas 24 horas, de acuerdo al informe técnico más reciente.

Vale la pena referir que de acuerdo a datos proporcionados por el médico epidemiólogo Francisco Márquez, tan sólo de junio a julio se incrementó en un 97% la detección de casos positivos en laboratorios privados, de 161 a 317, mientras que en el Laboratorio Estatal el aumento fue de apenas el 8.4% en esos 2 meses.

Una prueba fehaciente de que el virus SARS-CoV-2 no ha tenido calma es el incremento de la mortalidad de un bimestre a otro, pues mientras en abril y mayo fueron 41 decesos, en junio y julio fueron 241, es decir, un 85% más.

Cabe mencionar que el costo de atención en promedio para un paciente con COVID-19 que requiere hospitalización e inclusive respirador artificial, llega a ser de alrededor de 40 mil pesos por día, no obstante es una cantidad que se subsidia en su totalidad a aquellas personas que lo requieren el servicio en el Hospital Hidalgo y que no tienen seguridad social, pues la indicación del gobernador Martín Orozco es que el servicio se les brinde de manera gratuita.

Por lo pronto, de acuerdo al más reciente reporte del COVID-19, resalta que de las 5 mil 319 personas que han adquirido el virus, 4 mil 019 han se han recuperado, 474 más que se sumaron en el transcurso de la semana pasada, y hay 182 sospechosos, 40 más que el sábado pasado.

En cuanto a la disponibilidad hospitalaria, ésta se mantiene con un 72% en cuanto a las camas generales existentes en el Hospital Hidalgo para atender a pacientes con COVID-19, y un 60% de las que tienen ventilador.

Comparativamente al sábado, se mantienen el mismo número de pacientes muy graves internados, son 62 distribuidos en el IMSS con 39, 21 en el Hidalgo y 2 en el ISSSTE, mientras que los graves son 48 encamados, 2 menos que el cotejo del mismo sábado, de los cuales 35 están en el Seguro, 10 en el hospital estatal y 3 en el ISSSTE.