Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, aseguró que la visita por tercera ocasión del Presidente López Obrador a Badiraguato, Sinaloa, tierra del “Chapo” Guzmán y otros narcotraficantes muy conocidos, comprueba la relación de Morena con el crimen organizado.

En su cuenta de Twitter, el perredista que ha denunciado hasta en la OEA la posibilidad de que México se convierta en un “narcoestado” preguntó si queda alguna duda.

“Después de la visita de López Obrador a Badiraguato por tercera vez, ¿queda alguna duda de la relación de Morena con el narco y de que el crimen organizado operó para obligar a los ciudadanos a votar por Morena, el partido del presidente, y sus candidatos?”, publicó.

“Por eso afirmo que Morena es un narcopartido y que el presidente es complaciente, omiso y permisivo con los grupos delincuenciales, que son sus consentidos y aliados, por lo que no podemos permitir que México se convierta en un narcoestado”, sostuvo.

López Obrador supervisó una carretera este viernes en Badiraguato, tierra donde nacieron el “Chapo” Guzmán y de su hijo Ovidio, liberado por orden presidencial en 2019, cuando ya lo tenía el Ejército, y de Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada y Juan José Esparragoza alias “El Azul”, entre otros.

El Presidente visitó ese municipio en febrero de 2019 y en marzo de 2020, en la segunda ocasión se bajó de su camioneta para saludar a la mamá del “Chapo”, preso en Estados Unidos.

Aureoles, por su parte, ha acusado una supuesta unión entre el crimen organizado y el partido del Presidente en la elección del 6 de junio.

A finales de ese mes, llegó a Palacio Nacional a entregar sus pruebas a López Obrador, pero no fue recibido. El martes, se reunió en Washington con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ante quien hizo la misma denuncia.