Nadie puede negar los efectos del terremoto que afectó a nuestro estado hace unas semanas, pero tampoco la presencia y muestras de solidaridad de todo el País, que quedan inscritos para siempre en el sentir de los morelenses y como muestra de la unidad fraterna entre los mexicanos.
Toca ahora emprender el resurgimiento sustentado en las bondades de nuestra tierra y la hospitalidad de sus pueblos. Tu presencia será el mejor apoyo.

El lugar más preciado
Chalcatzingo significa «El lugar más preciado de los chalcas» y seguramente lo será para ti y los tuyos cuando lo conozcan. Se localiza aproximadamente 78 kilómetros de Cuernavaca tomando la autopista que inicia después de La Pera, rumbo a Cuautla, pasando por la hermosa cordillera tepozteca, los cañaverales y de ahí a Jantetelco, municipio donde está la zona arqueológica.
Chalcatzingo se ubica al pie de dos cerros, el Delgado y el que le da nombre al sitio. Si su pirámide y juego de pelota son hermosos, los senderos que llevan a la montaña constituyen un verdadero paseo entre monumentos y bajorrelieves realizados en la roca, que son obras artísticas únicas en su género en el altiplano, pues corresponden a la cultura madre de Mesoamérica, la Olmeca, con una antigüedad de 3 mil años.
Además de disfrutar un maravilloso paisaje y un importante espacio cultural, los artesanos del lugar ofrecen sus cuexcomates, hermosas esculturas que reflejan, a escala, graneros que unen utilidad y belleza.

Para darse un chapuzón
Morelos se distingue por su cantidad de balnearios y parques acuáticos. Los sismos afectan en ocasiones a los manantiales y por eso varios de los balnearios están siendo evaluados, sin embargo los parques Las Estacas y Santa Isabel los esperan ya con sus aguas cristalinas y naturaleza tropical.
Los parques acuáticos morelenses están entre los mejores del mundo, también pueden ir hoy mismo a Aqua Splash, la Hacienda de Temixco o El Rollo a disfrutar de sus juegos y albercas.
También están operando Los Amates, Las Huertas, Las Tazas, Los Manantiales, las Termas de Atotonilco y El Almeal.
A partir de la próxima semana, la Escuela de Turismo de la Universidad Autónoma de Morelos tendrá un servicio por Internet para informar qué balnearios, parques acuáticos, restaurantes, hoteles, museos o zonas arqueológicas son visitables.

A comer delicioso
La gran mayoría de los restaurantes morelenses se encuentran abiertos y la oferta es enorme, desde los pequeños negocios que ofrecen, especialmente por la mañana, los famosos tacos acorazados de Cuernavaca hasta sitios exclusivos como El Madrigal o La Quintas de Cuernavaca.
Le aseguro que en Yecapixtla tendrán múltiples opciones a escoger entre los numerosos restaurantes que rodean el convento y deleitarse con su cecina, frijolitos, queso fresco, crema, nata y tortillas del comal.
En otro rumbo del estado también está abierto 4 Vientos, entre la autopista y la carretera federal a Acapulco (Km. 107), en Puente de Ixtla. En este antiguo restaurante de traileros (distinción tan valiosa como las estrellas Michelin) podrá deleitarse con otro tipo de las variadas cecinas de Morelos.
Los hoteles morelenses están abiertos y concurridos, serán ustedes atendidos con el oficio que representa ser el decano del turismo en México.

Un museo singular
Esperemos que muy pronto nuestros museos vuelvan a abrir, desde los museos de sitio de Xochicalco y de Cuautla, el Museo de la Revolución del Sur: Cuartel de Zapata en Tlaltizapán y que resurja, con nuevos bríos, la casa natal de Emiliano, en Anenecuilco.
Mientras tanto la invitación está abierta en el Museo Robert Brady de Cuernavaca, que reúne colecciones de arte y objetos de América, Oceanía, África, India y Medio Oriente; mil 300 piezas reunidas virtuosa y armónicamente por el estadounidense para permitirnos palpar la unidad en la diversidad del género humano.
Brady también adquirió parte del conjunto conventual de la Catedral de Cuernavaca, incluida la torre utilizada por el célebre astrónomo, historiador, arqueólogo y obispo de Cuernavaca, don Francisco Plancarte y Navarrete quien, por cierto, dijo que el Tamoanchan, el antiguo paraíso prehispánico, estaba en Morelos. Bienvenidos.