El presidente municipal de Aguascalientes, Leo Montañez, declaró que hasta la fecha no se han identificado pozos contaminados en la capital del estado. Subrayó que se llevan a cabo análisis periódicos en los 223 pozos activos para asegurar la calidad del agua distribuida a los habitantes, cumpliendo todos ellos con los estándares de calidad establecidos.
El alcalde explicó que, en caso de hallarse alguna anomalía, se actuará de inmediato, incluyendo, si es necesario, el cierre del pozo implicado. Añadió que el procedimiento de vigilancia incluye la recogida de muestras, efectuada por diversas entidades, entre ellas el laboratorio municipal y organismos de salud.
Montañez también indicó que se realizan al menos dos análisis mensuales, lo que permite un control continuo para asegurar la calidad del agua en la región. Ante preguntas sobre la presencia de arsénico en el agua, mencionó que se sigue la Norma Oficial Mexicana NOM-127, la cual establece límites estrictos para esta sustancia.
Para concluir, el alcalde enfatizó que la comunidad puede estar tranquila respecto a la calidad del agua en la capital, gracias a los estrictos protocolos de monitoreo y las medidas preventivas adoptadas por el municipio. Reafirmó su compromiso de mantener una vigilancia constante sobre la seguridad y calidad del suministro.

«Estamos hablando de un máximo de 3 miligramos (de arsénico), aproximadamente el tamaño de una gota, en 200 mililitros de agua, como límite permitido…»
Leo Montañez