Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Hemos insistido mucho en que las autoridades educativas deberían diseñar un modelo emergente para abatir el rezago educativo que se generó por el confinamiento y el inédito estudio a distancia. También hemos subrayado que si las autoridades federales no tienen interés en formular algo que mejore la educación básica, sí puede hacerse un modelo emergente de cobertura estatal; toda vez que las normas de la federalización lo permiten y las necesidades de los estudiantes lo exigen.

El sentido común nos dice que las escuelas están ubicadas en diversos contextos: en medios urbanos y semiurbanos; pero también en lugares donde los aprendizajes se dificultan más, como en las escuelas de alta y muy alta marginación, y en zonas dispersas; provocando esta situación, junto con los impactos de la pandemia y otros factores, aprendizajes desiguales entre los educandos. Por lo tanto, se necesita aplicar una evaluación diagnóstica con el objeto de identificar a las escuelas y a los alumnos con deficiencias académicas, para brindarles atención prioritaria y especial. El diagnóstico se haría en todas las escuelas de la entidad, principalmente en primarias y secundarias (incluyendo telesecundarias); y de los resultados que se obtengan, se seleccionarían, por ejemplo, aquellas que tengan más del 50%  de alumnos con bajo rendimiento académico. Con este criterio podrían detectarse, por decir números, 50 escuelas primarias y 35 secundarias (los datos del diagnóstico determinarían los datos precisos). Y para mayor efectividad en la atención de los estudiantes, las escuelas detectadas podrían dividirse en dos categorías: a) Las que tienen alumnos rezagados por el confinamiento y por los estudios a distancia; y, b) Las que tienen alumnos con deficiencias académicas desde antes de la pandemia (dos o tres ciclos escolares anteriores).

Identificadas y categorizadas las escuelas con deficiencias académicas, entonces se diseñaría un modelo emergente con el objetivo de abatir el rezago educativo y mejorar los aprendizajes de los educandos. En el objetivo se debe precisar el número de escuelas y de alumnos que deben ser atendidos. Para la operación de este modelo sería fundamental la participación activa de los docentes; por lo que los trabajos de capacitación, asesoría y acompañamiento, estarían centrados en ellos. Ahora bien, los componentes del modelo emergente, por lo menos podrían ser: 1) Campo temático prioritario para la mejora educativa; en el que se atenderían, esencialmente, las deficiencias detectadas en la evaluación diagnóstica; y su desarrollo sería mediante dos estrategias: la tutoría personalizada; estableciendo la relación y el diálogo entre el tutor (maestro) y el tutorado (alumno) para cubrir las necesidades académicas individuales. El tutor sería guía que comparte su experiencia de aprendizaje sobre un tema particular que el tutorado se interesa en aprender; y la otra estrategia sería la tutoría a distancia, que tendría el mismo esquema de trabajo anterior, pero a distancia. 2) Fortalecimiento académico en espacios colegiados. En grupos colegiados de tutores que se proponen mejorar los resultados académicos se compartirían las mejores experiencias de la práctica docente. 3) Materiales que favorezcan la comprensión de los temas que representan dificultad. El tutor de cada asignatura, grupo y grado, diseñaría materiales llamativos y de fácil entendimiento de los temas, con opciones de intercambios entre colegas. 4) Trabajo con padres de familia. Para el éxito del modelo emergente es fundamental la vinculación con los padres en los procesos de aprendizaje de sus hijos. 5) Evaluaciones periódicas y la final. Éstas son primordiales para el mejoramiento educativo permanente y para constatar el cumplimiento del objetivo.

Lo anterior es apenas un bosquejo; pero en caso necesario se puede detallar en cada una de sus partes para mejor comprensión e instrumentación del trabajo. (Estas ideas emergen después de leer algunos párrafos en las memorias de la SEP, cuando hay situaciones adversas como la que estamos viviendo).