Natalia Vitela y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego que se difundiera que un grupo de empresas de amigos de su hijo Andrés López Beltrán han obtenido contratos del Gobierno federal por más de 100 millones de pesos, el Presidente Andrés Manuel López afirmó que su familia no es corrupta y que ese supuesto monto «no es nada».
«(Los contratos) deben de existir, pero mis hijos no tienen que nada que ver, mis hijos no son corruptos. Nada que ver con Loret de Mola que se ha dedicado a hacer un periodismo mercenario con fines de lucro.
«Hagan la cuenta, vean el reportaje, no es nada (el monto de 100 mdp), es desesperación, es calumnia. (No hay conflicto de interés), nada, absolutamente, no hay ningún problema. Que porque el primo del amigo, de la hermana, que es amiga de Andrés. ¿Y? Nada. Véanlo ustedes mismos, hagan el análisis del reportaje», comentó López Obrador en conferencia.
De acuerdo con un reporte del portal Latinus, difundido por Carlos Loret, se trata de tres compañías que han conseguido distintos contratos públicos en el Gobierno federal.
Una es AZ Gerencia de Proyectos; otra, es Organismo Promotor Logístico, y la última es VEA Arquitectos. Las tres registran la misma dirección -Veracruz 69 en la Condesa, en la CDMX-, y tienen otras cuatro subempresas.
Con esas firmas se relaciona a Alejandro Castro Jiménez Labora, Santiago Jiménez Labora Prieto, primo del primero, y Diego Jiménez Labora Prieto, hermano de Santiago, todos ellos amigos de Andrés López. Su cercanía se documenta con fotografías de las cuentas de redes sociales de los aludidos en las que aparecen reunidos en eventos y fiestas.
Las empresas han ganado contratos de dependencias como Conagua y Sedatu.
Esta mañana, en Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo federal señaló que el periodismo ejercido por Loret de Mola es «mercenario» y lo invitó a presentar pruebas de corrupción de su hijo Andrés López ante la Fiscalía.
«Loret saca un reportaje de que mis hijos están haciendo negocios, cosa que es rotundamente falso, que es parte del periodismo -si se puede llamar así- que él ejerce porque ya es un mercenario que pertenece al hampa del periodismo; no pasa nada porque no es cierto.
«Este -está demostrado- es especialista en montajes y si tiene pruebas de corrupción que vaya a la Fiscalía, pero no. Es la consigna de que la calumnia cuando no mancha tizna, pero no hay ningún problema», mencionó.
López Obrador contó que ha pedido a sus hijos «aguantar» y no caer en provocaciones ante el «acoso» por parte de la prensa.
«Ayer fueron a la casa donde vive José Ramón a esperarlo ahí, es un acoso, pero tampoco… Yo le digo a mis hijos: aguanten, no caigan en ninguna provocación. Eso no se debe de hacer de Loret de Mola o de Claudio X. González o de López Dóriga, no. Esto es debate público, político», agregó en referencia a otro reportaje publicado ayer por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad sobre su hijo mayor José Ramón López Beltrán.