Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el principio de la epidemia de Covid-19, el Gobierno de México ha minimizado la amenaza, lo que ha agravado el problema, por eso es el llamado de la Organización Mundial de la Salud en el sentido que el País debe tomar en serio la emergencia sanitaria, aseguró Julio Frenk, ex secretario de Salud.
El experto en salud pública alertó que la estrategia de comunicación del Gobierno de minimizar la amenaza se convirtió en parte del problema por el que ahora México es considerado como «un caso preocupante».
«Esa ha sido la tónica, pensando que la población es menor de edad y no puede procesar de manera responsable información sobre la seriedad de una situación, y contrasta con los países que mejor desempeño han tenido, que han sido muy directos y claros de que se trata de una situación muy seria.
«Pero hasta la fecha seguimos oyendo estas afirmaciones que tienden a minimizar el problema, diciendo que ‘ya salimos’ y que ‘ya pasó lo peor’, cuando todos los números y toda la evidencia muestran que eso no es cierto, que estamos en un momento muy peligroso de la pandemia, con un incremento de casos y de hospitalizaciones y de muertes», dijo en entrevista.
El coautor de Salud: Focos Rojos. Retrocesos en los tiempos de la pandemia, advirtió que en un primer escenario se estimó que llegar a 60 mil muertes por Covid-19 sería catastrófico, lo que sucedió hace varios meses sin que hubiera ningún ajuste en la estrategia.
«Si ya rebasamos lo que el Gobierno mismo definió como catastrófico, hubiera esperado que se dijera: ‘Ahora vamos a hacer estas acciones extraordinarias, urgentes’, y nada; simplemente se dejó pasar, y como si nada; y se acelera el incremento de casos y seguimos como si nada; ese es el sentido del llamado por parte de la OMS».
Dijo que una parte integral de la respuesta en una emergencia como la actual y delante de un virus nuevo, además de hacer pruebas y tener vacunas, es contar con una estrategia de comunicación clara, consistente, concisa y creíble.
«Y la estrategia del Gobierno no ha sido ninguna».
Por ejemplo, afirmó, que no ha sido consistente con el mensaje del uso de cubrebocas.
«Dicen que no hay que usar cubrebocas, luego que sí. La Secretaría de Salud dice que hay que usar cubrebocas pero el Presidente dice que ni siquiera está demostrado que sirva; no ha habido consistencia y eso ha hecho que no sea creíble, y al no serlo se vuelve un peligro muy grave para la población, pues ya no sabe qué hacer, y otros acaban por no seguir ninguna acción».
Afirmó que urge una corrección de rumbo en la estrategia de comunicación, pues es una herramienta fundamental para controlar la pandemia y hasta ahora ha sido deplorable.
«Tanto que el director de la OMS nos tiene que llamar la atención».