Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Cuando se tiene vocación de servicio, imaginación y voluntad política, el presupuesto no puede ser excusa para no cumplir con las obligaciones que se tienen encomendadas, señaló ayer Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Tras recibir dos premios en el Certamen a la Innovación en Transparencia, convocado por el INAI y organizaciones de la sociedad civil, Zaldívar dijo que el Poder Judicial de la Federación ha tenido logros y los ha conseguido con un presupuesto menor al que tuvo en la pasada administración federal.
«Con hechos concretos estamos construyendo un mejor Poder Judicial, un Poder Judicial renovado, haciendo más con menos, porque cuando se tiene vocación de servicio, cuando se tiene imaginación y cuando se tiene voluntad política el presupuesto no puede ser excusa para no realizar lo que tenemos obligación de realizar», enfatizó.
Las declaraciones de Zaldívar ocurren después de que la Cámara de Diputados aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año y se generó un debate por el recorte de casi 5 mil millones de pesos al Instituto Nacional Electoral (INE) lo que, a decir del presidente de ese órgano, Lorenzo Córdova pone en riesgo la realización de la revocación de mandato.
En los tres años que van de su administración, sostuvo Zaldívar, se ha avanzado en la modernización del Poder Judicial y entre estos avances está el juicio en línea en cuyo desarrollo no se requirió de recursos adicionales.
«Hemos logrado esto y muchas otras cosas más habiendo ejecutado, ejercido, un presupuesto anual de 6 mil millones (de pesos) menos por año que el que se ejercía en la administración anterior.
«Todos estos logros se han obtenido sin recursos adicionales, sin pedir un solo centavo más de presupuesto y se ha hecho con la creatividad, el talento y la vocación de las y los servidores públicos del Poder Judicial de la Federación», expuso.
No obstante, el pasado 10 de noviembre Zaldívar advirtió que la Cámara de Diputados ponía en riesgo la reforma laboral, al recortar 2 mil 935 millones de pesos de la petición presupuestal del Consejo de la Judicatura Federal para 2022.
«De verdad no alcanzo a entender qué razones pudieron tener quienes dictaminaron el Presupuesto para no considerar esencial o relevante algo que es una obligación constitucional», dijo en conferencia.
El ministro advirtió ese día que la reforma es «esencial» para la relación con Estados Unidos.
«Sin esto, esa relación no camina», indicó.
La reforma, por la cual los conflictos laborales ahora son resueltos por juzgados adscritos a los poderes judiciales, y dejarán de estar en manos de las juntas de Conciliación y Arbitraje, está por entrar en su tercera etapa de implementación a nivel federal.
«Es una reforma constitucional que no es de cumplimiento optativo, es para dar justicia de calidad a millones de trabajadores y trabajadoras mexicanos. Y tiene que ver con el cumplimiento de obligaciones comerciales con Estados Unidos y Canadá; el no cumplir con esta obligación generaría en el plano internacional consecuencias serias para nuestro país, y por supuesto afectaría la reactivación económica de México», indicó el ministro.