Preocupa a la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes la militarización de la seguridad pública ante el riesgo de que se cometan atropellos hacia los ciudadanos, además de significar ir un paso atrás al posible avance que se predicó con la Guardia Nacional, así lo estableció el ombudsman, José Asunción Gutiérrez Padilla.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la CEDHA consideró que enfrentar al crimen organizado con la mayor violencia de que dispone el estado, puede generar más violencia incluso que la que se trata de combatir, “por lo que, desde nuestro punto de vista, las fuerzas armadas no deben dedicarse a funciones de policía. La policía en estas condiciones se puede ver relegada y no se va a lograr el mejoramiento con ello. Se perpetúa la incapacidad para combatir la inseguridad”.
Ante este escenario, Gutiérrez Padilla subrayó que se deben definir bien las condiciones de cómo se coordinará el Ejército con las autoridades locales, ya que hasta ahora la estrategia parece ser sólo de presencia. “A la delincuencia, desde nuestro punto de vista, se le combate llevándola a procesar, sometiéndola a juicio y sentenciándola y no abatiéndola”.
El ombudsman estableció que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes ve riesgos importantes de que se cometan atropellos a los derechos humanos de los ciudadanos, toda vez que los elementos del ejército no tienen una preparación policíaca, sino más bien militar, de ahí que la instancia a su cargo estará atenta a cómo se habrán de coordinar en las tareas de la seguridad.