La pandemia por COVID-19 también ha causado estragos en el campo, luego de que cerca del 20% de las hectáreas utilizadas para la producción de guayaba en el municipio de Calvillo, se encuentran temporalmente abandonadas.

El presidente del Comité Sistema Producto Guayaba, Miguel Martínez Rubio, detalló que lo anterior ha sido a consecuencia del encarecimiento de los insumos utilizados para la producción, como son los fertilizantes y plaguicidas, los cuales desde el comienzo de la pandemia prácticamente incrementaron al doble en sus precios.

Actualmente, de las 6 mil hectáreas con las que dispone el municipio de Calvillo para la producción de la mencionada fruta, mil de ellas se encuentran sin poder operar, derivado de los altos costos que sus productores enfrentan para trabajar la tierra.

El panorama para los productores de guayaba a nivel local ha sido complejo a lo largo de los últimos años, desde 2018 cuando a consecuencia de las fuertes heladas registradas se perdieron tres mil hectáreas, las cuales apenas en esta temporada de producción se están recuperando, sin embargo, ahora enfrentan las complicaciones de la eventualidad sanitaria.

Martínez Rubio detalló que han solicitado el apoyo de las autoridades estatales y municipales en aquella demarcación, llevando a cabo trabajos de control de plagas, al existir el riesgo de posibles infestaciones en las tierras no trabajadas actualmente, lo que además se podría convertir en un severo foco de infección en la zona.

«Apenas venimos recuperando las hectáreas afectadas en años pasados por las heladas y ahora tenemos el problema por la pandemia que ha generado que existan huertas temporalmente abandonadas. Estamos entre las 800 a mil hectáreas en esas circunstancias», explicó.

¡Participa con tu opinión!