Tres cuartas partes de las micro empresas locales están renuentes a apostar por las Tecnologías de la Información y Comunicación, no obstante que es el reto al que se tendrán que enfrentar ahora, dado que se ha encontrado que esto podría ayudar a su permanencia, consideró la maestra Lizeth Itzigueri Lozano Romo, profesora investigadora del departamento de Sistemas de Información de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Refirió que de acuerdo al INEGI y al Banco de Comercio Exterior, en México las micro, medianas y pequeñas empresas hacen poco uso de las tecnologías de la información para llevar a cabo sus respectivos procesos de comercialización, a pesar de que actualmente la transformación digital es un factor fundamental para incrementar la competitividad, y es que son pocos los que invierten en este rubro.

En el estado se encontró que alrededor de un 74% de las denominadas microempresas, es decir, que tienen entre 1 y 5 empleados, han decidido no utilizar las TIC, bajo el argumento de que no las necesitan para concretar sus actividades comerciales.

En el caso de las pequeñas empresas, el 93% sí aprovecha las nuevas tecnologías y se incrementa conforme son negocios de mayor tamaño, de ahí que el 98% de las medianas también hacen uso de ellas.

No obstante, la investigadora destacó que el área más desprotegida son los micro negocios, pues, más allá de los diversos retos que enfrentan para generar flujo de efectivo, la resistencia a la transformación digital pone en riesgo su permanencia en el mercado.

El hecho es que en Aguascalientes se estima que el 64.35% de las empresas son familiares, y tal vez sea éste uno de los factores que inciden en el escenario antes descrito y se limiten al uso de las redes sociales para darse a conocer o realizar ventas.

Esta situación constituye un reto para las nuevas generaciones, pues en sus manos estará demostrar a sus antecesores el camino hacia más instrumentos electrónicos para potenciar las capacidades de organización, producción y ganancias, para con ello, abrir las posibilidades de ser generadores de empleos más allá del núcleo familiar.