Ricardo Vargas

Luego de haber sido únicamente expectadores a distancia durante varias semanas, parece que los mexicanos nos hemos adentrado ahora en el temor generalizado que existe en varios países en relación al nuevo virus COVID-19, o comúnmente referido como “coronavirus”. Han tenido lugar diferentes eventos en los últimos días que parecen encender focos de alerta a nuestro país, y que ha generado que se intensifique la preocupación y el temor en ciertos sectores de la población. Parece extraño, y personalmente creo que es incorrecto, que tengamos hasta ahora (viernes por la tarde) solamente quince casos confirmados de coronavirus en todo México. Es difícil de entender cómo ante los altos índices de contagio que se tienen ya en Estados Unidos, y dada nuestra cercanía geográfica y comercial, nosotros hayamos encontrado únicamente 15 casos de personas infectadas. Digo “encontrado” porque esta parece ser la principal vertiende de la discusión en torno a la penetración del virus en nuestro país. Resulta difícil de entender cómo es que en un país tan grande, con más de 120 millones de habitantes, y que está fuertemente conectado comercialmente con diferentes economías en todo el mundo, se hayan encontrado únicamente 15 casos de contagio.

Mi comentario no sugiere que la Secretaría de Salud esté ocultando información, ni mucho menos. El problema es que no hemos encontrado más casos de contagio porque simplemente no se hacen más pruebas. De acuerdo con un reportaje de WRadio, que fue compartido por diferentes líderes de opinión hace un par de días en redes sociales, en términos relativos México está realizando muchas menos pruebas de detección que los demás países en los que ya ha habido contagios.

De acuerdo a la información publicada por dicho medio informativo, con datos de diferentes organismos como la Secretaría de Salud de nuestro país y Covid Tracking Project, en Corea del Sur es donde se ha realizado el mayor número de pruebas de detección del virus, con un total de 410 pruebas por cada 100 mil habitantes. Le sigue China con 282, luego Hong Kong con 213, seguidos por Italia, Israel, Reino Unido, Japón y Estados Unidos. En estos últimos dos el número de pruebas por cada 100 mil habitantes es hasta ahora de 8 y 3, respectivamente. Para el caso de nuestro país, el número de pruebas de detección del COVID19 que se han realizado por cada 100 mil habitantes es de 0.3.

Es importante mencionar que esta información se presenta de una forma comparable, es por eso que se utilizan proporciones. Si utilizáramos cifras nominales, sería relativamente normal ver un mayor número de contagios en un país con un mayor número de habitantes, como podría suceder con muchas variables (desempleo, homicidios, etc). Al utilizar cifras relativas (una cifra aleatoria entre una constante), podemos comparar realmente un país contra otro.

Es de llamar la atención, y de preocuparnos, que en nuestro país no tengamos ni siquiera media prueba por cada 100 mil habitantes, y pudiera ser quizá esta la razón de que tengamos hasta el momento menos de 20 casos confirmados en un país de 120 millones de habitantes.

Es al día de hoy, y probablemente permanezca así, una incógnita el porqué no hemos visto una acción importante por parte del Gobierno Federal de nuestro país. Independientemente de afiliaciones políticas o de la ideología con la que comulguemos, debemos coincidir en que será siempre mejor pecar de precavidos. En el caso de nuestro gobierno, hemos visto todo lo contrario en las últimas semanas. Esta semana el Tec de Monterrey anunció la suspensión de todas las clases presenciales en todos los niveles educativos, en todos sus campos dentro del país. Horas más tarde el ITAM hizo lo propio, seguido por la Universidad Panamericana. ¿Es normal que una institución educativa privada tenga que tomar medidas de prevención antes que lo haga el Gobierno Federal?

Existen al día de hoy, como siempre, diferentes teorías y creencias del actuar de nuestro gobierno, siendo el tema económico el que tiene un mayor peso. Es simple; con una economía en desaceleración y que viene de un año sumamente complicado, el hecho de tomar medidas de prevención a nivel nacional como se ha hecho en otros países, tendría un efecto negativo fuerte sobre la actividad económica. La evidencia y las observaciones en otros países nos dicen que luego de unos días con un número de contagios bajo y relativamente estable, viene un crecimiento exponencial para que luego de varios días más (si se han tomado medidas sanitarias suficientes) se estabilice. No tendría porqué ser distinto en nuestro país.

Escríbame.

rvargas@publimagen.mx

@1ricardovargas