Por: Octavio Díaz García de León

Para mi mamá, in memoriam

La idea: Si bien la violencia que sufre nuestro país no es un fenómeno nuevo, los acontecimientos recientes lo han hecho más alarmante. El Estado mexicano ha fracasado para contenerla y se pone en riesgo la seguridad nacional. Pero también hay un factor de indiferencia en la sociedad que se ha acostumbrado a ella. No debemos permitirlo.

La violencia en nuestro país se refleja por una parte en las estadísticas de homicidios dolosos que arrojan alrededor de 36,000 <https://politica.expansion.mx/mexico/2021/07/27/homicidios-en-mexico-2020-inegi> muertos al año, equivalentes a toda la población, por ejemplo, de Jiquilpan, Michoacán <https://www.cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/mich/territorio/div_municipal.aspx?tema=me&e=16>. Por otra parte, una serie de acontecimientos recientes parecen señalar que la violencia es cada vez peor.
Tenemos el caso de las 17 personas fusiladas en San José de Gracia, Michoacán, una desgracia de la que nos enteramos gracias a algún valiente que grabó la escena y la difundió en las redes sociales. Por ello pudimos observar cómo un grupo de personas alineadas ante una pared fueron fusiladas. Luego, los mismos asesinos se encargaron de no dejar huella con todo el tiempo que necesitaron. Pero no es el único caso en Michoacán. Dos alcaldes asesinados en lo que va del año, enfrentamientos en Parangaricutiro, minas antipersonales colocadas en brechas, batallas en Tierra Caliente, etc. Michoacán está en guerra.
Otro caso lamentable es lo que ocurre en Zacatecas, donde han ocurrido hechos como el asesinato de cinco jóvenes universitarios, el asesinato constante de policías, los ejecutados colgados en los puentes y el desplazamiento de 30,000 personas <https://www.elsoldezacatecas.com.mx/local/violencia-genera-pueblos-fantasmas-en-zacatecas-7897398.html> que han tenido que huir de sus pueblos ante las amenazas de la delincuencia organizada y ante la impotencia de las fuerzas del orden que en lugar de combatir y dar seguridad a esas poblaciones, los escoltan para abandonar sus hogares. Zacatecas también está en estado de guerra.
Pero la violencia contra la población también se da de otra manera: por el desabasto de medicinas, la falta de insumos hospitalarios y otras deficiencias en la operación de los servicios de salud pública que han ocasionado miles de muertes. O bien, por el pésimo manejo de la pandemia por las autoridades de salud que ocasionaron el fallecimiento de 800,000 <https://elqueretano.info/trafico/mexico-4o-lugar-mundial-en-muertes-por-covid-the-lancet/> personas en nuestro país y que hicieron que millones más quedaran con secuelas de por vida.
En otros países habría una respuesta de la sociedad mucho más contundente contra este tipo de acontecimientos. Pero no en México. ¿A que se debe este fenómeno? ¿Indiferencia? ¿Impotencia? ¿Resignación?
Me recuerda la tragedia del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial cuando millones de ellos caminaron dócilmente a la muerte, engañados por los nazis con mentiras que les hicieron creer que se trataba solo de reubicarlos. Solo en algunos casos, como en la rebelión en el gueto de Varsovia, se vio una lucha contra los designios de los genocidas alemanes. Quizá escapaba a su imaginación que seres humanos pensantes y educados fueran capaces de matarlos a todos.
¿Será que algo similar está pasando en nuestro México donde somos indiferentes al grado de violencia que ya existe en determinados territorios del país? ¿Será que estamos hipnotizados ante algo que está ocurriendo ante nuestros ojos y preferimos cerrar los ojos, creer que no pasa nada y dejarnos llevar por quienes nos mienten cotidianamente sobre lo que ocurre?
Hace falta llegar al punto de quiebre que venza la indiferencia y que impida seguir viendo como normal los cientos de miles de muertes evitables ocasionadas por una pandemia o las pequeñas guerras que están ocurriendo ante nuestros ojos. Hace falta para que las autoridades salgan de su incapacidad y actúen también antes de que sea demasiado tarde. No debemos esperar que ese punto de quiebre arribe cuando la muerte llegue a nuestro propio hogar o cuando veamos a los vecinos caer en una refriega.

__________________________________________________ Twitter: @octaviodiazg

¡Participa con tu opinión!