Tras destacar que aún hay choferes de taxis y camiones urbanos que no respetan las medidas de sanidad, el titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, advirtió que se ha reforzado la vigilancia y que no son complacencias, por lo que sin excepción, en todas las unidades debe haber gel antibacterial; además, tanto conductores como pasajeros, deben usar cubrebocas.
Informó que personal de la Guardia Sanitaria en su último operativo del pasado martes, supervisó 1,556 camiones urbanos, 1,616 taxis y 587 combis, de los cuales 84 taxis, 21 combis y 75 autobuses reportaron alguna reincidencia, por lo que fueron remitidos a la Coordinación General de Movilidad para que rindan cuentas.
El ISSEA ha solicitado datos de los concesionarios, porque son éstos los que serán multados, con montos de 10 a 12 mil pesos, en su calidad de responsables de las unidades.
En el operativo se identificó que estas unidades no contaban con sanitizante disponible para el público; se ha enseñado a los choferes a fabricar su propio gel o limpiador antibacterial.
Indicó que la CMOV brindará un curso para los choferes de las unidades reincidentes sobre las medidas sanitarias básicas que se deben adoptar durante la actual contingencia por el COVID-19; quienes no se presenten a la capacitación serán multados.
Sostuvo que la Guardia Sanitaria continuará con los operativos de vigilancia, no sólo en el transporte público, sino en cualquier actividad; también se brindará información sobre las medidas sanitarias que son obligatorias durante la pandemia del COVID-19.