Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador frenó una nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) impulsada por la Secretaría de Economía (SE), que encabeza Tatiana Clouthier, y que busca imponer una nueva verificación mecánica a autos a partir de los cuatro años de antigüedad.
AMLO achacó a resabios del «pensamiento conservador tecnocrático» en su Gobierno, la creación de la nueva NOM.
«No vamos a estar bolseando a la gente, pero esa era la mentalidad que prevalecía y no se ha ido todavía; son procesos de cambio, de transición, hemos avanzado mucho, pero falta», señaló el Presidente en su conferencia mañanera.
«Nos queda todavía una parte ahí del pensamiento conservador tecnocrático, hay que irlo haciendo a un lado, y no con imposiciones, sino convenciendo de que hay una situación distinta», agregó.
Dijo que no conocía la nueva verificación física y mecánica de autos que ordenaba la NOM 236 publicada el pasado 3 de mayo.
«Hay decisiones que toman las Secretarías y no se consultan», justificó.
«Ahora estamos procurando que todo lo que perjudique la economía popular se consulte, antes era un desorden el Gobierno porque cada Secretaría hacía lo que pensaba que era su función o responsabilidad, ahora no, sobre todo en lo que perjudica a la gente», advirtió.
«Lleva tiempo establecer esta nueva forma de Gobierno, pero tenemos que sensibilizar a los servidores públicos.
«Porque ellos dicen: ‘hay un acuerdo, así está la norma’, y ya. Y la gente, como los mismos tecnócratas lo dicen, es un variable que no importa, cuando es lo principal», insistió.

Urge AMDA revisión de autos
En México existe una anarquía en la que es posible que cualquier persona pueda salir con su vehículo, pese a que esté en malas condiciones, y pueda provocar accidentes, ante lo cual se requieren las inspecciones fisicomecánicas planteadas en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 236, expuso Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).
«Vivimos en la anarquía. Aquí cualquier persona, sin importar las condiciones en las que se encuentre un vehículo, puede salir a las vías de circulación sea en una ciudad o en la carretera y con ello provocar un accidente.
«Creo que el hecho de apelar a la economía de las personas de no incurrir en gastos adicionales no justifica el bien mayor que es preservar la vida y la salud, creo que dentro de un esquema de bien superior es preferible hacerlo», manifestó Rosales.
Para Rosales, el establecimiento de un sistema de inspección técnica vehicular es urgente y necesario con el fin de disminuir los siniestros y con ello contribuir a conservar la vida y la salud de las personas.
Rosales destacó que no se ha establecido el costo de la revisión para los usuarios y por lo pronto solo se tiene una referencia de que a nivel internacional se paga entre 20 y 40 dólares.
También sugirió que se pueden subsidiar los equipos de verificación más avanzados para que en una sola revisión también se haga la actual inspección ambiental.

¡Participa con tu opinión!