De acuerdo a la iniciativa privada en Aguascalientes, la aprobación del incremento hasta del 20 por ciento al salario mínimo que se dará a partir del primero de enero del próximo año, no podrá ser aplicado en todas las empresas, quienes deberán de analizarlo detenidamente a base de su productividad, de lo contrario estarían condenadas a desaparecer, advirtió el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Pedro Gutiérrez Romo, precisó que el incremento aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), aún cuando es buena decisión, deberá ser negociado en conjunto con sindicatos y trabajadores, para conocer así en qué porcentaje pudiera ser justo el alza al salario mínimo sin poner en riesgo la operatividad de las empresas.

Agregó que cualquier ajuste que esté por encima de la inflación es buena, sin embargo, el hacerlo de manera general en un 20 por ciento en salarios generales, pudiera ser riesgosa en algunos casos. De acuerdo al líder del CCE, en Aguascalientes son pocas las personas que perciben ingresos con el salario mínimo.

«Algunas empresas pudieran verse presionadas a incrementar en un 20 por ciento salarios generales, y entonces esas empresas en tres o cuatro meses desaparecerían. El salario debe relacionarse a base de productividad, si no es un balazo en la cabeza para la empresa» expuso.