Claudia Guerrero
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador metió freno a la reforma ferroviaria que se analiza en la Cámara de Diputados, con la que se pretenden reducir de 50 a 30 años las concesiones entregadas a empresas privadas.

Tras dejar en claro que la reforma no fue propuesta por él, consideró que el tema debe analizarse con calma, ya que no es conveniente que se acuse a su Gobierno de cambiar las reglas del sector.

“Ahora hay una iniciativa en el Congreso para reducir los años de las concesiones, hay que ver esto con calma, analizar bien de qué se trata esa iniciativa, no fue una propuesta del Ejecutivo, es una propuesta de los legisladores y todavía no se aprueba, está creo que en comisiones”, dijo.

“Y se tiene que revisar porque tampoco queremos que se vaya a crear una campaña en contra de México, de que estamos cambiando la reglas, de que se están cancelando o modificando contratos”.

El Mandatario incluso adelantó que tratará de buscar un acuerdo con las empresas que participan en el sector.

“Entonces, vamos a buscar un acuerdo, en todos los casos, para que para que no se sientan afectados los de las empresas y al mismo tiempo se fortalezca el interés de la nación”, aseveró.

En ese marco, anunció que buscará que los tramos de los ferrocarriles del Sureste y del Istmo que aún están en manos de privados, puedan pasar a poder del Estado, con la finalidad de que ambas líneas sean del sector público, en tu totalidad.

“Por ejemplo, nos importa mucho el ferrocarril del Istmo y el del Sureste pues sean completamente públicos, porque todavía no lo son”, indicó.

Detalló que, en el caso del Istmo, se buscaría recuperar un tramo de 50 kilómetros, entre Coatzacoalcos y Aguas Medias; mientras que, en el caso del Sureste, otro tramo, entre Coatzacoalcos y Valladolid.

“Y luego, del Istmo hacia el norte está todo concesionado a estas grandes empresas y en eso es en lo que se tiene que llegar a un acuerdo, para ver los años de concesión”, insistió.
Antes de concluir el periodo ordinario de sesiones, el pleno del Senado aprobó una reforma que implica la reducción de las concesiones ferroviarias de 50 a 35 años.

La Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF) consideró que los cambios vulneran derechos adquiridos y contravienen el Artículo 14 de la Constitución con efectos expropiatorios.

La reforma se encuentra en comisiones de la Cámara de Diputados, en espera de su análisis, discusión y eventual aprobación.

Por otro lado, López Obrador anunció que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) revisará la supuesta devolución de 12 mil millones de pesos, por un supuesto cobro indebido de IVA, a la empresa de ferrocarriles, Kansas City.

“De si esas operaciones de devoluciones de IVA fueron legales o no, a ver cuál es el estatus, como está ese asunto, si hubo denuncia en su momento o si no la hubo, cómo se está presentando, para hacer la investigación, para ver si procedía la devolución o no y si legalmente, si se puede, si hubo un abuso, recuperar ese dinero para la hacienda pública”, refirió.