Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a sus adversarios meterse con él pero no con su esposa y su hijo.

Al hablar sobre la “realidad amarga” en el país por los hechos de corrupción que existían antes, aprovechó para hacer la solicitud de que no se metan con su familia.

“Las series de Netflix, son muy fresas, aburridas, esto sí es importante, esta realidad amarga, perversa, todo esto que existía, entonces por eso tanto coraje contra del Gobierno, que respeto, no solo contra el Gobierno que represento, se meten con mi familia, aprovecho para decirles que es conmigo, no con ellos, mi esposa no va a ser candidata a nada, ella no es primera dama, es una mujer independiente, con criterio, lo que ella expresa es lo que piensa y yo no censuro, no limito su libertad, porque pues la han emprendido contra ella, desde luego contra mi hijo”, soltó.

“Es conmigo, yo soy el que estoy conduciendo el proceso de transformación, yo soy el que estoy a la cabeza de este proceso para erradicar la corrupción y me siento orgulloso, además no estoy solo, somos millones de mujeres, de hombres que estaban hartos de que una minoría se sintiera dueña del País, que México fuese país de unos cuantos y que no contara el pueblo, que se humillara al pueblo, que se ofendiera al pueblo, que se robaran el dinero del pueblo”.

El miércoles, luego de estar en el centro de la polémica por el caso Conapred, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente, desató de nuevo críticas en Twitter por un mensaje en el que desdeñó la atención a los padres de niños con cáncer.

Mientras ella conmemoraba en esa red social la jornada electoral del 1 de julio del 2018, un usuario le preguntó cuándo atendería personalmente a padres de niños con cáncer, que denuncian desabasto de medicamentos.

La respuesta de la escritora desató molestia: “No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos”.