Por J. Jesús López García

 Transitando hacia el norte en la Carretera Panamericana –Federal # 45- por el carril lateral hasta el entronque con Pabellón de Arteaga, distan 27 km desde el primer anillo de circunvalación de Aguascalientes. Virando al poniente, a 15 kilómetros desde ese punto, se encuentra San José de Gracia. El camino es sinuoso y con múltiples ascensos y descensos; con un paisaje de múltiple vegetación, que en la medida en que se avanza, se vuelve agreste, casi desértico, de una belleza sobria, austera; la piedra es un sinónimo de ese ámbito.

La llegada, en medio de potreros y nopaleras, con hermosas perspectivas hacia la zona de los cerros, es a través del boulevard empedrado, salvo las dos franjas para el rodamiento de los vehículos, General Emiliano Zapata. La multiplicidad de fincas es de una fábrica actual, reciente, como el mismo asentamiento, pues el primigenio fue anegado a causa de las aguas provenientes de la Presa Plutarco Elías Calles, cuyo proceso de erección fue entre 1926-1928; la actual cabecera municipal se decretó en 1934 y se ratificó como municipio en 1954.

Circulando paralelamente con cipreses y palmeras se arriba hasta el “corazón” de la traza, cuya trama en esta parte es con manzanas regulares cuadradas; la parte aledaña a la presa es irregular con bloques en forma de paralelogramos. Dos grandes avenidas delimitan la Plaza Principal “Ignacio Zaragoza”, por sus lados norte –Juan Domínguez- y oriente –Prof. Edmundo Gámez Orozco-; en el sur la calle Juan Cristóbal el Mozo y por el poniente, la calle Juan Esteban. Indudablemente que este espacio goza de una importancia mayúscula para el diario vivir de la población, pues en él se encuentran edificios significativos, como la Casa del Peregrino, Estancia y Comedor del DIF, así como heladerías, pinturas, cafetería y jugos, abarrotes, carnicería, vidriería, farmacia, y uno de los más significativos, el que alberga a la Presidencia Municipal, de singular arquitectura, construido en 1980.

El esquema de la Presidencia, es lineal, con un espacio abierto en el cual, alrededor de éste, se disponen las dependencias para atención al público. En el frente se perciben dos elementos: uno horizontal dispuesto a todo lo largo, y uno vertical que interrumpe al apaisado. El acceso a la presidencia es a través de un arco de medio punto; en su parte izquierda dos arcos, y en la derecha tres, todos ellos rebajados y construidos con tabique, sostenidos por pilastras de piedra; el paramento con pencas de nopal en relieve.

En el poniente de la plaza, un edificio de fuerte presencia plástica por sus formas y por sus materiales. El conjunto está integrado por tres zonas perfectamente diferenciadas por sus funciones: locales comerciales, estacionamiento y oficinas municipales. La primera de ellas es la que se presenta hacia el frente. Un paralelepípedo seccionado por nueve módulos, el central enfatiza el acceso, cuatro y cuatro a los lados. La finca es el mercado municipal, dispuesto en dos niveles perfectamente diferenciados por la solución formal con pilastras-muros de piedra que sobresalen de la cubierta inclinada de teja. En la planta baja, un porticado con arcos rebajados, con excepción del central con un dintel; el primer piso es enfatizado por vanos horizontales. El mercado cuenta con locales de comida y para venta de artículos diversos.

En el módulo central están las circulaciones verticales –escaleras y elevador- y la conexión al estacionamiento; en el primer nivel las oficinas municipales de Desarrollo Económico y Agropecuario, Desarrollo Social, Bomberos, entre otras. Esta parte del conjunto, está compuesta por dos galerías unidas por un espacio descubierto, que a la vez funge como circulación, con una dinámica horizontal a todo lo largo del terreno; en el lado sur, el mirador, desde el cual se puede admirar la presa y la zona serrana.

El sistema constructivo de todo el sistema es con base en concreto armado en las columnas y losas; los muros son de tabique. En el corredor se utilizaron estructuras metálicas y madera; los pisos de la planta baja son de concreto con entrecalles de tabique, en el alta, de cerámica.

Indudablemente que la arquitectura de San José de Gracia, se integra a su paisaje agreste, austero, sobrio, simplemente: majestuoso.