Dentro de la gama de información fundamental que participa el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) es adelantar cuestiones que pueden ocurrir, lo que da oportunidad pauta para estar preparados y así tener elementos que contribuyan a contrarrestar aquello que puede dañar a corto, mediano y largo plazo.

En estas condiciones, destacó el presidente de la Liga de Economistas de Aguascalientes, Jael Pérez Sánchez, el Inegi llevó a cabo tres encuestas especiales sobre el impacto del Covid-19 en la actividad económica y el mercado laboral en el país.

Señaló que los más perjudicados en la crisis que prevalece por la pandemia han sido las micros, pequeñas y medianas empresas, en lo que se refiere a ingresos por baja de la demanda y los gastos obligados que han tenido que hacer, pese a que estuvieron cerradas por casi tres meses.

De acuerdo a los datos aportados, el grupo colegiado observó que las grandes empresas reportaron una disminución de sus ingresos solamente en 41%, en tanto las medianas y pequeñas tuvieron un efecto negativo de 87.8%, por su parte las micros han sido las más afectadas al reducir sus ingresos en 92%.

En base a esas encuestas del Inegi, el 93.2% de las empresas a nivel nacional tuvo algún tipo de deterioro, lo que coincide con un ejercicio similar que hizo el Colegio de Economistas junto con la Coparmex al inicio de la epidemia, donde el 96.5% de las empresas en Aguascalientes respondieron que también tenían afectaciones. Esta investigación desveló que el 91.3% de las firmas en el país tuvo una disminución en sus ingresos y soportó un 72.6% de baja demanda y aquí un 88% indicó que resintió un descenso en sus ventas.

Por lo que se refiere a los apoyos, Pérez Sánchez mencionó que sólo el 7.8% de las empresas a nivel nacional obtuvo algún tipo de auxilio, por lo que el 92% no recibió alguna ayuda, “lo que quiere decir que la política económica federal y de los estados no están alcanzando a apoyar a un gran número de empresas”.

Bajo este panorama el especialista estableció que la crisis de salud y económica no ha tocado fondo, por lo que se considera que venga lo peor en los meses venideros, lo que obligadamente debe llevar a los tres niveles de gobierno a concebir acciones certeras y con base en la información que ya se tiene.

“Celebramos que en Aguascalientes haya un plan de reactivación económica por parte de la autoridad estatal, pero creo que va a ser fundamental la disposición de información certera para tomar correctas decisiones”, puntualizó Jael Pérez Sánchez.

Es indispensable que la Federación respalde las tareas que ha emprendido el gobierno del estado y que los ayuntamientos hagan lo propio en sus demarcaciones, teniéndose en cuenta que hacerlo es apoyar no sólo a las empresas sino al empleo, que en esta etapa requiere de los mayores incentivos posibles para sobrellevar la situación, por lo que dentro de sus facultades y de acuerdo a las posibilidades financieras que dispongan deben hacer el máximo esfuerzo para que los negocios salgan adelante.

IRÓNICO

A lo largo de los años, urbaneros y combistas se quejaban que las tarifas estudiantiles eran demasiado bajas, por lo que vanamente exigían que hubiera un “ajuste”, además que no soportaban su comportamiento “relajiento”, pero hete que un buen día el coronavirus los hizo volver a la realidad, al comprobar que aún con esas tarifas bajas y la boruca que producen los extrañan, al suspenderse las clases desde marzo pasado y por lo que anuncia la Secretaría de Educación Pública (SEP) seguirá así en el arranque del ciclo escolar, previsto para el 24 de este mes, sin que se tenga una fecha en que vuelva a la actividad presencial.

A nivel ciudad y zona metropolitana los concesionarios del transporte urbano que formaban parte de ATUSA denunciaban lo inequitativo que era para sus finanzas el hecho que los estudiantes pagaran sólo la mitad de la tarifa normal y una y otra vez presentaban estudios sobre las pérdidas que tenían con este programa, que por cierto surgió por la presión que ejerció un grupo, que después de varias marchas desde la glorieta de El Quijote hasta la plaza de armas obligó al entonces gobernador Luis Armando Reynoso Femat y a los camioneros a firmar dicho acuerdo, que sigue vigente hasta la fecha, aunque una diputada aseguró que habrá un aumento sin definir cuándo entrará en vigencia.

Ya bajo control del gobierno del estado, el servicio colectivo considera que ha llegado el momento de un “leve” incremento que en términos claros la tarifa sería de 5.00 pesos, en lugar de 2:50 que rige hasta ahora y que es a lo que se refiere la legisladora. Se argumenta que la interrupción de clases en las escuelas ha provocado un decrecimiento en el ingreso de los autobuseros, por consiguiente es necesario actualizar el pacto.

Por su parte, en el servicio de Enlace de Transporte Colectivo Foráneo de Aguascalientes, más conocido como “Combis”, están que no los calienta ni el sol al haber una reducción muy sensible de pasajeros, al grado que el flujo promedio diario es de 16, lo que ha llevado a que varias unidades permanezcan paradas ya que no obtienen ni siquiera para el combustible.

El presidente de los combistas, Armando Santana Valdés, expresó su desencanto al conocer la noticia de que las clases serán por línea. Dijo que el 60% de los usuarios son estudiantes, además de personas de la tercera edad y con discapacidad, quienes reciben una tarifa preferencial de 50% de descuento.

Ante la cesación de clases las Combis se encuentran bajo una fuerte presión, que viene desde que inició la pandemia, al ser avisados por las autoridades de salud que sólo podían transportar nueve pasajeros por vehículo, con lo que no se recupera los costos de operación por unidad, lo que llevó a solicitar que fuera de 13 usuarios y seguir con las medidas de protocolo sanitario.

Lo que parecía una solución que les representara un menor impacto se vino abajo ante la ausencia de estudiantes, por lo que resulta materialmente imposible recuperar costos, además que aún cuando se recupere la normalidad en el servicio es necesario una conciliación con la tarifa estudiantil, puesto que en las actuales condiciones seguirá habiendo “pérdidas tremendas para este servicio, porque no se podrá cumplir compromisos con los choferes como el Seguro Social”; asimismo relató que la parada mínima es de 9 pesos y la tarifa universitaria es de 4.50, que por ahora ni eso obtienen.

En cuanto a las personas de la tercera edad y con alguna discapacidad, “la emisión de las tarjetas le compete a la Coordinación de Movilidad en conjunto con el DIF Estatal, y con ellos los descuentos del 50% son permanentes y no está sujeto a ciclos escolares ni de otra índole”, reiteró Armando Santana.

Pues vaya que en ambos servicios extrañan a los bullangueros, por lo que con todo lo que esto les significa quieren que vuelvan a ocupar un lugar en sus unidades.

PROBIDAD

El Patronato de la Feria Nacional de San Marcos dio un ejemplo de rectitud, al entregar el premio que obtuvo el ganador del Concurso Nacional de Ilustración FNSM 2020, Rubén Stephen Martínez Soto, originario de León, Gto. Pese a que se canceló la verbena, el triunfador recibió los 50 mil pesos estipulados en la convocatoria, al presentar el mejor trabajo de los 195 que se recibieron de todo el país. El presidente del mismo Patronato, Humberto Montero de Alba, dio a conocer que el jurado calificador tomó en cuenta originalidad, creatividad, impacto visual, composición y técnica, entre otros criterios. Lo más importante de todo es dejar constancia que en Aguascalientes hay pleno respeto a los compromisos contraídos y que aún cuando lo deseable para el ganador era haber recibido el galardón en plena feria, las condiciones de la pandemia por el coronavirus obligó a anularla, pero quedó intacto el compromiso con él y con todos los concursantes.