El agua en Aguascalientes es un tema tan complejo que debe manejarse desde el punto de vista técnico y no político y trabajarse seriamente con un plan a mediano y largo plazo que dé sustento al Estado para los próximos 30 o 50 años, destacó el vicepresidente regional de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana, Jael Pérez Sánchez.
Estableció que lamentablemente el tema del agua se ha politizado mucho y cada vez que hay campaña municipal o de Gobierno Estatal, siempre sale a la luz pública y es parte de la plataforma, pero no se trata con seriedad y ni se hacen propuestas serias por parte de los candidatos que tengan un efecto a largo plazo.
Indicó que, de acuerdo con la Conagua, en el estado se saca mucha más agua de los cinco acuíferos que existen en la entidad y se tiene un déficit importante cada año, dado que no se recupera lo que se extrae y por ello dicha instancia federal no puede dar más concesiones para la construcción de pozos.
Enfatizó que otro problema es la calidad del agua, que, según expertos e investigadores, al extraerse a más profundidad, el vital líquido contiene materiales pesados, lo cual tiene repercusiones importantes para el consumo humano.
Respecto a los usos, dijo que del total de agua que hay en Aguascalientes, el 76% se utiliza en el sector agropecuario y solamente el 24% es para el resto de las actividades, incluido el uso privado.
Ante tal problemática, resaltó la importancia de crear un plan hídrico de mediano y largo plazo con un trabajo técnico para los próximos 50 años, el cual incluya el tratamiento del vital líquido, ya que no se pueden atraer más inversiones e industrias que tengan un consumo intensivo del agua porque se va a llegar al punto que vive actualmente el estado de Nuevo León.
Asimismo, dijo que el Colegio de Economistas considera muy conveniente la implementación de un modelo mixto para el caso del Municipio de Aguascalientes, donde no se meta la política y domine más bien la técnica. “Sabemos que las cosas no van bien con Veolia y se antojaría tomar una decisión fácil de que se vuelva a municipalizar, pero hay que analizarlo seriamente por los expertos de ver qué modelo es el mejor, la remunicipalización tal vez agrave el problema porque el Municipio no está preparado para volver a gestionar y controlar el tema del agua”.