La violencia intrafamiliar es muy amplia y han salido a la luz varios casos en los que principalmente mujeres denuncian a sus parejas el haber sido lastimadas de manera física y emocional durante esta época de aislamiento productivo, que debería obligar al permanecer en casa y con la familia, pero poco se ha sabido de los hechos en los que los afectados son los menores de edad.
La diputada Margarita Gallegos Soto expresó a El Heraldo que no se desconoce el aumento que se ha registrado en cuanto a la violencia contra las mujeres, pero también ha sido en contra de los niños que están en casa y es que, en medio del confinamiento sufren además gritos, golpes e insultos por parte de los adultos en su hogar, principalmente de sus padres.
Consideró que ante esta situación, sería conveniente que personal de los sistemas para el DIF, tanto municipal como del estado, salgan a atender los reportes de violencia contra los menores de edad, que abundan y que certifiquen las condiciones en que están pasando este encierro obligado para reducir los riesgos de contraer el coronavirus. La legisladora agregó que es necesaria también la participación de la ciudadanía, de los vecinos, para que no se callen ante los hechos de violencia física o verbal.