Terrible tragedia se registró la tarde de ayer en el municipio de San Francisco de los Romo, en donde un menor de apenas cuatro años de edad, quien presentaba huellas de violencia en distintas partes de su cuerpo, perdiera la vida.

Las primeras líneas de investigación indican que el padrastro fue quien orquestaba tan denigrantes actos, al ser sorprendido con «cristal».

Aproximadamente a las 14:00 horas, el número de emergencia 911 atendió el reporte en el que solicitaban su intervención, debido a que instantes antes al Centro de Salud rural, ubicado en la colonia San José del Barranco, habían recibido el cuerpo sin vida de un menor, quien presentaba el síndrome del niño maltratado. Por tal motivo, elementos Estatales y preventivos se trasladaron al lugar, al llegar y entrevistase con el personal de salud, fueron informados que el menor de cuatro años, presentaba hematomas en ambos brazos, así como en la cara, cuello, piernas, abdomen y genitales, además de quemaduras de cigarro; por lo que solicitaron también la presencia de personal de Servicios Periciales, con la finalidad de que se efectúen las investigaciones correspondientes.

Al momento de que los policías abordaron al padrastro identificado como Juan Gerardo, de 27 años de edad, así como a la abuela materna del menor, de nombre Verónica, de 45 años de edad, argumentaron que el menor, al ingerir agua, en determinado momento se desplomó, por lo que lo trasladaron a recibir atención médica. Sin embargo, dentro de las versiones del padrastro, comenzó a caer en contradicciones, incluso pretendiendo escapar del lugar, por lo que fue asegurado: al ser sometido a una revisión le encontraron entre sus pertenencias un envoltorio con «cristal», por lo que fue asegurado y presentado ante la Fiscalía General del Estado.

De la misma manera, la abuela fue asegurada y presentada ante el Agente del Ministerio Público del fuero común, en la espera de que sea resuelta su situación legal. Cabe mencionar que, de acuerdo a lo que se logró conocer, la madre del menor sostenía una relación con su pareja, desde aproximadamente cuatro meses.