Entre la incertidumbre y con una actividad apenas del 40% en las empresas de la construcción, se llegó el Día de la Santa Cruz, en la que no todos los que se desempeñan en este sector tuvieron qué festejar, antes bien, esperan que la contingencia termine para que la reactivación económica sea plena, aunque en muchos casos se tendrá que comenzar de cero.

Así lo manifestó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Palacios Salas, quien subrayó que son pocos los que tuvieron algo que festejar, pues aunque la tradición del homenaje en este día no se dejó de lado, no fue de la misma forma en que por décadas se ha hecho, ahora fueron pocos los que celebraron, inclusive desde el sábado pero con más discreción.

Refirió que de acuerdo a la última encuesta hecha entre socios de la CMIC, apenas un 40% estarán con trabajo y contratos de trabajo, pero son de aquéllos que tenían obras iniciadas antes de la contingencia sanitaria a las que se les dio autorización de avanzar, sin embargo poco a poco la actividad se ha ido apagando.

El hecho es que si bien hay esperanza de una pronta reactivación, ésta será principalmente por parte del sector público, pues salvo los grandes proyectos privados que también habían sido iniciados y de momento están detenidos, es difícil que alguien se atreva a invertir en este sector, ya que las empresas de otros giros tendrán prioridades diversas, antes que las ampliaciones o modificaciones, sin embargo la esperanza no mengua.

Palacios Salas refirió que en este tiempo de contingencia, las obras que han tenido continuidad no se han salvado de la visita de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para advertir que en caso de no parar el trabajo serán sancionados, a los cuales les han dado como plazo 3 días para suspender y así han tenido que hacerlo, “no estamos como para pagar elevadas multas”.

Por lo que respecta al personal obrero, están ansiosos por volver “pero no tenemos trabajo qué dar, todos los días llega gente a pedir trabajo a las pocas obras que siguen su curso pero no hay qué ofrecerles, hay desempleo en este momento en el sector de la construcción y ha pegado por igual al obrero que a otros mandos”.

La esperanza radica en que pronto se levantará la contingencia, “ya falta menos” y para entonces “deberemos tener las pilas bien cargadas para reiniciar la construcción de Aguascalientes y del país, con el ánimo de hacer frente ya no sólo a la crisis sanitaria, sino a la económica que ya se resiente”, puntualizó el presidente local de la CMIC.