Para los próximos ejercicios fiscales, los gobiernos Estatal y municipales de Aguascalientes deberán ser creativos, innovadores y eficientes para captar y recaudar recursos vía nuevos impuestos, aumentar cargas tributarias y mejorar la prestación de servicios públicos, aseveró ayer el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios.
“Ciertamente la Federación exhorta a los estados y municipios a allegarse sus propios recursos públicos, pero si optan por esas estrategias en Aguascalientes tendrán que etiquetar esos dineros en proyectos y programas con beneficio social, no para actividades de gasto corriente o administrativo”, recalcó.
Asimismo, comentó que la sociedad mexicana se resiste a pagar impuestos por no haber transparencia, ahora se requieren las contralorías ciudadanas para que den seguimiento a la aplicación de esos recursos.
Los once municipios de Aguascalientes tienen el enorme reto de mejorar la recaudación del impuesto predial y todo lo relacionado con derechos y servicios, deben emparejar los costos del comercio en vía pública como una fuente de ingresos importante para los Ayuntamientos, aparte de otras opciones para acceder a nuevos impuestos.
En el ámbito estatal existen campos de acción relacionados con los impuestos ecológicos o verdes, lo importante no es crear el gravamen sino etiquetar en que se ejercerá ese recurso público. Y una opción sería mejorar los sistemas de movilidad, seguridad, salud.
“Respecto a los impuestos para el comercio vía pública en los once municipios, esos dineros serían para mejorar la infraestructura comercial como mercados, áreas peatonales de las zonas centros, entre otras actividades”.
El titular del CIDE indicó que México es un país que tiene menor número de impuestos tiene en el mundo, tampoco hay una recaudación efectiva por parte de los gobiernos, el asunto es que la sociedad no quiere pagar los gravámenes porque no conoce el destino de los mismos.
Finalmente, Alberto Aldape Barrios agregó que los mexicanos se quejan y desconfían cuando el ejercicio de los recursos públicos captados por vía impuestos son motivo de corrupción por parte de servidores públicos.