Entre más retrase Veolia en corregir los problemas que presenta la red de agua potable y alcantarillado mayores serán los inconvenientes que enfrente el año próximo, cuando los partidos políticos y sus candidatos utilicen las deficiencias para llevar agua a su molino.

Desde el palacio menor piden que no se politice el tema del agua, al considerar que la atención es una cuestión estrictamente técnica y no para que se convierta en una pelota de ping pong, donde los intereses políticos prevalecen sobre los requerimientos ciudadanos, sin embargo mañosamente olvidan que por este tema fue precisamente que por primera vez ganó Acción Nacional la alcaldía capitalina en 1995, por consiguiente tienen que aguantar candela de los opositores.

Las manifestaciones que ha llevado a cabo un grupo de habitantes para denunciar la falta del servicio en varios hogares, indican que los problemas no pueden esconderse bajo la alfombra ni con declaraciones a modo de funcionarios municipales, sino con un alto grado de eficiencia.

Las razones que esgrime la concesionaria francesa ante los reclamos es que “está en reparación el pozo, no hay el suficiente presión en la red, se robaron los cables y dañaron el equipo eléctrico del pozo” otros tantos motivos, sin embargo ninguno tiene el soporte suficiente para considerarlo como insalvable o difícil de reparar en cuestión de horas, por lo que la empresa debe tener el stock suficiente y el personal preparado para atender de inmediato cualquier falla en los equipos.

Está claro que nadie está obligado a atender un servicio si no tiene los elementos necesarios, pero en este caso no existen argumentos de peso como para que tarden días en responder a una denuncia, que es justamente lo que motiva la irritación social y que crece cuando la firma o sus ayudantes de CCAPAMA insisten en minimizar la protesta, adjudicando motivos ajenos.

A principios de este mes tuvo lugar un nuevo acto a las puertas de palacio municipal, en la que el titular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, Refugio Muñoz, solicitó “no politizar” el tema y garantizó que el abasto se encuentra asegurado en las colonias de la ciudad.

Pese a ello, reconoció que hay fallas en el suministro ocasionadas “por la falta de energía eléctrica que dejó la intensa lluvia” que se registró en la madrugada del 30 de junio, sin embargo en fechas posteriores se han presentado tormentas eléctricas y no se tiene las mismas dificultades, por lo que la cuestión está más bien en la falta de mantenimiento o en la lentitud para atender los avisos que presentan los perjudicados y no precisamente por cuestiones meteorológicas.

El asunto está en que se avivan en Veolia o seguirá creciendo el malestar colectivo y conforme avancen los meses sin que se observe una mejoría, mayores elementos tendrán los políticos para utilizarlo como uno de sus métodos principales de campaña, que por cierto ya no le servirá como gancho al partido en el poder toda vez que en la operación electoral de 2019 los utilizó sin mayores resultados puesto que las contrariedades persisten aquí y allá.

ACOSO FEROZ

Como se había comentado Con Usted, donde hay acciones distintas en torno a un mismo objetivo se presenta una serie de abusos, que es precisamente lo que denuncia Taxistas Revolucionarios de Aguascalientes, al citar que con el pretexto de vigilar el servicio que aportan son vigilados y sancionados por la Dirección del Transporte Público, la Coordinación de Movilidad, agentes de vialidad y la llamada “Guardia Sanitaria”, donde cada quien aplica sus normas.

El secretario general de esa agrupación, José del Refugio Eudave Ortiz, denunció que cada quien impone su criterio, lo que se traduce en multas que en la etapa que se vive hace más difícil el pago toda vez que la demanda continúa siendo baja.

Es un gremio que vive de que el público pida sus servicios, mismos que se redujeron a su mínima expresión durante casi tres meses en que duró el confinamiento general y ahora en que empieza a mejorar las condiciones se han encontrado con la insensibilidad de los empleados de esas cuatro oficinas, que están al asecho para levantar la infracción, porque según su opinión, el trabajador del volante ha cometido una falta.

Es el caso de la Dirección del Transporte Público, les prohíbe levantar usuarios en zonas que son paraderos de camiones urbanos, sin entender que el taxi se debe parar donde la persona solicita sus servicios, además que ellos se acercan a esos espacios porque saben por experiencia que hay quienes necesitan un traslado rápido y como no llega el autobús toman el vehículo de alquiler.

Desde hace varios años es común que los agentes de vialidad o tránsito les impidan hacer sitio en lugares cercanos a hospitales, clínicas, centros comerciales, tianguis, etc., aún cuando no obstaculizan el paso de los demás vehículos, también reprimen que se paren a levantar o dejar pasaje en una calle transitada. Cuando alguno de ellos les hace ver que no cometió una falta es motivo para que le hagan efectiva la infracción ya que a juicio del policía le faltó al respeto.

Eudave Ortiz señaló que en su agrupación están conscientes que habrá compañeros que no cumplan con las reglas de vialidad, o que en estos tiempos no porten el cubrebocas, pero bastará con que les llamen la atención y registrarla para en caso de reincidencia entonces sí entregarle la boleta, no que sin más los infraccionan.

También se mostró contrariado porque hasta 2019 el costo para acceder al gafete de chofer tenía un costo de 25 pesos y ahora subió a 250 pesos, además si un chofer tiene vencida su licencia se le impone una sanción de 800 pesos y se le impide que siga trabajando hasta que la obtenga, por lo que además del costo se le agrega una multa por extemporaneidad.

El dirigente de Taxistas Revolucionarios reconoció que el gobierno del estado les dispensó hasta el mes de junio el pago de varios conceptos como parte de los apoyos por la contingencia, pero a partir de este mes volvió a aplicarse las tarifas y multas, no obstante que no se ha regularizado el ingreso.

En cuanto al cobro exorbitante que se les exige para obtener el gafete, José del Refugio Eudave dijo que hasta 2019 era obligatorio asistir a un curso al Cecati, de 8 de la mañana a la una de la tarde, por el que había que pagar 25 pesos, pero ahora la Dirección del Transporte Público se hizo cargo de ofrecer el curso y exige el pago de 250 pesos por una plática que dura entre 90 minutos y dos horas, lo que es una injusticia y sin que exista una explicación del porqué ese incremento.

IGUAL DE VITAL

La atención de la población en general está puesta en cuidarse de no ser contagiado por el Covid-19, por lo que siguen las indicaciones de las autoridades de salud, sin embargo hay un cierto descuido en lo que se refiere a la influenza, igual de letal cuando ataca al organismo, por lo que bien harían las autoridades del ramo realizar una campaña muy intensa para que los aguascalentenses estén al tanto de lo que deben hacer para no quedar atrapado por esta enfermedad. Existen sobradas razones para temer que la próxima temporada de la influenza coincida con el coronavirus, lo que haría más difícil la atención en los hospitales. La directora de Prevención de Enfermedades en el Instituto de Salud, María Eugenia Velasco, informó que en la pasada temporada se registraron 183 casos referidos con alguna de las cepas de la influenza y hubo 11 decesos, lo que en comparación con el coronavirus es una cantidad menor, pero si ambas concuerdan en la misma etapa pueden generar una situación difícil que se debe considerar desde ahora. La única vía para reducir las infecciones y la mortalidad que ambas generen es trabajar desde ahora en una acción informativa que permita a los habitantes de los once municipios saber el tipo de conducta que deben asumir, que aún cuando se permita realizar todo tipo de actividades está en cada uno evitar ser uno más del recuento.