Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Compañías mexicanas relacionadas con infraestructura están ávidas de la aprobación y arranque del multimillonario plan multianual de obras del Gobierno… pero no el de México, que aún sigue aletargado a casi dos años de su anuncio, sino el de Estados Unidos.
En la lista de potenciales beneficiados de los recursos del programa “American Jobs Plan”, de 2.3 billones (millones de millones) de dólares que el Presidente Joe Biden pidió aprobar a su Congreso, analistas ubican a compañías en su mayoría con operaciones en Estados Unidos, como Cemex y Cementos Chihuahua.
Pero también a las que operan sólo de lado mexicano, pues se les abrirá una ventana de negocio para exportar, que repercutirá a sus proveedores, como Minera Aután, productora de ferroaleaciones.
Otra empresa que se beneficiaría sería Grupo México, que participa en construcción de carreteras, así como operación de vías de ferrocarriles en Florida y Texas, además de México.
En esa perspectiva también incluyen a Prolec GE, fabricante de transformadores y reguladores de voltaje, y a Viakable, productora de cables para conducción de electricidad y para construcción, ambas subsidiarias de Xignux.
Inclusive, ven oportunidades para Nemak, fabricante de autopartes de aluminio, por la fuerte bolsa propuesta para incentivar el uso de autos eléctricos en ese país.
Fernando González Olivieri, director general de Cemex, expresó hace unos días a analistas el ánimo de la compañía por el plan estadounidense.
“A mediano plazo, somos optimistas con respecto al plan… del Presidente Biden. Su propuesta incluye 625 mil millones de dólares para infraestructura de transporte… El plan también incluye otros elementos que esperaríamos que tuvieran contenido de cemento”.
En la misma perspectiva se pronunció Autlán.
“El Gobierno de Estados Unidos ha conseguido impulsar un nuevo plan de estímulos financieros que incluye, entre otros, fuertes inversiones en infraestructura”, refirió en su reciente reporte de resultados.
“Debido a lo anterior, las perspectivas económicas de Estados Unidos deben mejorar en el 2021, permitiendo que diversos sectores industriales, incluyendo el siderúrgico, puedan beneficiarse de la política fiscal americana”.
Fernando Bolaños, de Responsable Research Banca de Inversión, incluso vio probable que constructoras mexicanas busquen ofrecer, de forma directa o a través de subcontratación, sus servicios en las licitaciones de infraestructura en Estados Unidos, en caso de que sean abiertas a empresas extranjeras.
“El plan de infraestructura de México aún no ha despegado, entonces muchas empresas del ramo de materiales y acero que ya tienen presencia allá o que tienen capacidad para exportar van a querer participar de ese plan (de Estados Unidos).
“Inclusive también es posible que algunas grandes constructoras quieran concursar a través de alianzas, considerando que en México hay pocos proyectos públicos”.
Jaime Aguilera, de Intercam, aclaró que si bien los beneficios serán paulatinos, el Gobierno estadounidense está ansioso por arrancar este plan, dado que es parte fundamental para la reactivación económica.
“El beneficio va a ser de manera gradual y va a favorecer a toda la cadena. Inclusive prevemos que Nemak también se puede favorecer por la partida de 174 mil millones de dólares para incentivar el uso de vehículos eléctricos, ya que esta empresa está produciendo componentes para ese tipo de vehículos”.