Después de haber registrado una pérdida de hasta el 50% en su actividad y por tanto en su economía, la industria automotriz en la entidad presenta una recuperación importante, de ahí que en comparación al mismo mes del año pasado, su capacidad de producción está apenas con 10% menos y hay buenas proyecciones para septiembre y octubre, por lo que de no cambiar las cosas con motivo del COVID-19, el año podría cerrar bien.
Así lo expresó el presidente del Clúster Automotriz en la entidad, Cuitláhuac Pérez Cerros, quien resaltó que por tercer mes consecutivo, la industria automotriz presenta una proyección alentadora y diferente a lo vivido de marzo a junio, “como se dieron las cosas en julio y agosto, y con la proyección a septiembre, vamos bastante bien, pues estamos manejando buenos requerimientos de producción”.
De esta manera es que el sector de autopartes automotrices enfrenta ahora un panorama más alentador que en el primer trimestre de la pandemia, “haciendo un comparativo con el año pasado a estas fechas, traemos un 10 o 15% menos de lo que se estaba trabajando en 2019. Es un escenario que no pensábamos vivir en estos meses, estamos mucho mejor”.
Esto ha permitido que la recuperación de empleos también vaya al alza, y es que a partir de la segunda quincena de agosto el panorama ha cambiado y dados los requerimientos de autopartes, ha sido necesario comenzar con la recontratación de parte del personal a fin de que puedan ser cumplidos los pedidos.
Por lo pronto, tenemos proyecciones de producción satisfactorias para este mes y octubre, y de mantenerse el nivel se tiene confianza de que el año podría cerrar bien, “a menos que desde la Federación se diera la orden de cerrar los sectores no indispensables otra vez, que es donde entramos, lo cual se espera no vuelva a suceder”.
La recuperación ha sido paulatina y aunque todavía no se tienen pedidos y ventas iguales a las que se tenían a estas alturas el año pasado, el haber pasado del 50% de pérdida de empleos y producción a casi 90% es un aliciente, y es que esto permite la recontratación de personal que fue enviado a casa poco a poco entre abril y junio.