2024 es un año importante en materia electoral, alrededor de 60 países en el mundo tienen comicios este año y algunos de los hechos más importantes son: Elecciones en países muy poblados como el caso de México, Indonesia, Estados Unidos e India; La elección de Rusia en marzo; Elecciones realizadas a principios de este año en países de Asia como el caso de Bangladesh, misma que fue criticada por irregularidades sucedidas el día de la elección; Se prevé que las elecciones en Ucrania no puedan llevarse a cabo por la guerra con Rusia; El Parlamento Europeo tendrá elecciones este verano; La polarizada elección en Estados Unidos y el impacto para los países latinoamericanos de donde provienen gran parte de inmigrantes, entre otros. Las elecciones de cada país son un tema trascendental para la estabilidad y el progreso de este, en el 2024 se definirá el rumbo de prácticamente una cuarta parte del mundo. Comúnmente existe polémica atribuida a las elecciones, que no varía a pesar de las grandes diferencias culturales: en todos ellos una parte de la población sufre de desinformación y además de información falsa con fines políticos.
A pesar de la metodología distinta hecha por los países, el uso de la tecnología en materia electoral sigue en desarrollo. Este puede facilitar el avance de una elección, los costos que conlleva, el cuento de votos, así como la misma comparecencia de los asistentes. Mucha de la desconfianza en este sistema electoral moderno, radica en que la seguridad del sistema de voto electrónico que ha sido rechazado porque los métodos que se prevén no logran convencer a la ciudadanía o las autoridades.
Para el caso del INE en México, esta cuenta con herramientas que se han ido incorporando, especialmente dirigidas para la capacitación de los funcionarios de las Mesas Directivas de Casillas. Sin embargo, para las elecciones como tal aún no se prevén este tipo de mecanismos. El uso de medios tecnológicos parecería generar la desconfianza entre la ciudadanía acerca del procedimiento de la elección, pero en realidad con el uso de los medios idóneos podría llevarse a cabo una elección limpia y generar la confianza en esa cultura; Podrían obtenerse muchos beneficios si se realizara una metodología más tecnológica: Se favorecería la comparecencia de los ciudadanos a través de herramientas como la INE digitalizada y la participación en mecanismos de participación popular a través de aplicaciones oficiales. Si se permitiera que los ciudadanos pudieran acceder en todo momento al uso de recursos monetarios de los partidos políticos y los mismos eventos que realizan en campaña generaría mucha más confianza y participación. Por último, se podrían acelerar los resultados electorales y se evitaría judicializar los comicios. Dentro de las implicaciones tecnológicas también se deben considerar a todos los sectores de la población mediante una estrategia para realizar los comicios según convenga, ya sea de manera electrónica o voto tradicional, según la medida de sus posibilidades.
Estas son una serie de medidas que considero pueden favorecer el procedimiento electoral de manera mucho más eficiente y sobre todo confiable. Lo importante es que se pueda llevar a cabo el proceso electoral justo y eficiente. Sin duda, el proceso irá cambiando en cuestión de tiempo y esto por la necesidad de digitalizar los procesos, por ello vemos casos de países como los Emiratos Árabes que realizan sus elecciones totalmente de manera digital, mientras que hay países que consideran mucho riesgo en hacerlo de esta manera.