El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA) Pedro Gutiérrez Romo, reconoció que será inevitable la pérdida de empleos a consecuencia de los efectos que dejará la pandemia del COVID-19.

A pesar de que el sector patronal ha hecho esfuerzos por conservar la plantilla laboral, lamentablemente la falta de liquidez en la mayoría de las empresas repercutirá en decisiones emergentes y hasta drásticas, como la reducción de sus trabajadores.

Después de un periodo de un poco más de dos meses de suspensión de actividades, y tras reanudarse parcialmente operaciones encaminadas a la “Nueva Normalidad” en giros de primera necesidad, en cada empresa comenzará el periodo de valoración para conocer las dimensiones de las adversidades que estarán enfrentando.

“Aun cuando el reto es mantener la plantilla laboral, algunas empresas no tendrán otra solución más que evaluar a sus empleados y aquellos con menos aptitudes serán los que lamentablemente sean separados”.

Comentó que en otros casos las empresas valorarán la posibilidad de llevar a cabo descansos escalonados entre sus trabajadores, lo que permitiría mantener la plantilla base pero repercutiendo en el ingreso de los obreros. Aclaró que aún cuando la iniciativa privada busca reducir lo menos posible las plantillas laborales, la falta de liquidez que están enfrentando la mayoría de las empresas será determinante para tomar ese tipo de decisiones.

“Es doloroso tener que hacer despidos, pero si las producciones no tienen mercado los patrones tienen que analizar cómo le harán para evitar comprometer el futuro de la empresa. El no hacerlo podría comprometer la operatividad de las empresas con resultados devastadores”, externó.