Desde el año 2017, cuando inició la aplicación de las reformas del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que permiten que aquellas personas que cometieron delitos considerados no graves puedan llevar a cabo su proceso penal en el exterior por medio de medidas cautelares, se ha beneficiado a un total de 7 mil 871 personas.

Abel Bonilla, titular de la Unidad de Medidas Cautelares, adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, resaltó que lo anterior ha permitido que presuntos delincuentes puedan readaptarse a la sociedad, dejando de lado conductas indebidas.

Actualmente, la Unidad de Medidas Cautelares concentra un total de 2 mil 692 personas que lleva su proceso penal en el exterior y que están obligadas a firmar periódicamente durante el tiempo que termina su proceso, o incluso a someterse a exámenes contra adicciones, principalmente.

De ellos, mil 933 corresponden a personas en la capital y las 759 restantes a los municipios del interior.

Abel Bonilla detalló que los delitos de mayor incidencia, considerados no graves de prisión preventiva oficiosa, corresponden a robo calificado, delitos contra la salud, lesiones y violencia familiar.

Cabe mencionar que el 90% de las medidas cautelares emitidas son respetadas en cabalidad, mientras que el resto de las personas, al ser juzgadas por las autoridades, corren el riesgo de ser remitidas a los centros penitenciarios.

“Tenemos la obligación que, después de apercibir a las personas que dejan de ir a firmar, faltaron a un examen toxicológico o salieron del estado, dar aviso a las partes para que se solicite una audiencia de revisión al Juez de Control y se decide si se agrava o se modifica hasta llegar al centro penitenciario”, externó.