Médicos privados llevaron a cabo una nueva manifestación afuera del Palacio de Gobierno, que se sumó al movimiento realizado en distintas entidades del país para exigir a las autoridades federales que no sean discriminados en la aplicación de la vacuna contra el COVID-19, ya que ello a la larga sólo debilitará más al Sistema de Salud en México y lo pondrá peor.

Al respecto, el médico infectólogo y ex presidente del Colegio de Medicina Interna, Francisco Márquez Díaz, comentó que tan sólo del área privada en todo el estado hay poco más de 2 mil 500 personas que no han recibido la vacuna, entre médicos, enfermeras, dentistas, residentes, internistas, paramédicos, camilleros, personal de cocina, administrativo y cajeras de hospitales privados y consultorios particulares.

Asimismo, dijo que tan sólo el Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes tiene identificados 52 fallecimientos principalmente de médicos seguido de enfermeras, así como de 3 paramédicos de ambulancias de la Cruz Roja y 14 entre personal administrativo, personal de cocina y de servicios principalmente del Seguro Social y clínicas periféricas de la Secretaría de Salud del Estado. “Hay mucho personal expuesto y esperar a recibir una vacuna por grupo de edad permite que el personal siga exponiéndose y siga teniendo riesgo”.

Destacó que a partir del momento que se está vacunando al personal de salud del sector público y se está discriminando al privado, hace que todas estas personas que entren en riesgo o los fallecimientos que ocurran serán responsabilidad de las autoridades, quienes no protegieron a estos trabajadores. “Esto no es justo porque esto es un problema sanitario donde los que estamos enfrentando la crisis de salud, las necesidades de los pacientes y su cuidado somos el personal sanitario del país, sin distinción de si es privado o es público, somos un conjunto, un grupo humano que trabaja en servicio de los ciudadanos de este país. Entonces si no somos apoyados, cómo vamos a soportar el tiempo o los meses que quedan de pandemia”.

Afirmó que a medida que avanza la pandemia, se está viendo en algunas poblaciones un mayor riesgo en las personas que atienden en consultorios que las personas que están en terapia intensiva con equipo de protección. “Esto es un indicador de que debemos proteger a los que están afuera dando la cara y a los que están atendiendo en los consultorios, esto incluye a todos los estratos del sistema sanitario”.