Frente al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a eliminar el concepto jurídico de objeción de conciencia, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes, Roberto Velasco Hirschberg, aseveró que la mayoría de ellos se posiciona en contra del aborto y no irá en contra de sus convicciones y obligaciones de preservar la vida.

“Es tremendamente ilegal que se quiera imponer el derecho a actuar de acuerdo a la conciencia, porque la práctica del aborto es atentar contra la vida, y los médicos de las instituciones públicas podrán presionarlos y cooptarlos para que lo hagan, porque seguramente los amenazarán con correrlos de sus trabajos”, advirtió.

Sin embargo, la mayoría de los médicos privados no hará abortos antes de las 12 semanas, según se encuentra establecido en la ley, la cual va en contra de la naturaleza humana. Los profesionales de la medicina están a favor de la vida y, aunque, ciertamente, la mujer es dueña de su cuerpo, no puede olvidar que el ser que vive en su vientre es otra vida y otro cuerpo, no es el suyo, por lo que la defensa de éste no es discutible.

El galeno se manifestó a favor de que las mujeres se cuiden en todos los sentidos para evitar el embarazo no deseado, pero, si ello ocurre, se convierte en un ser con genes de la madre y el padre: es un ser vivo que va a nacer.

Agregó que se están alegando muchas cosas no válidas, como la falta de dinero, y existe una variedad de ejemplos de personas que nacieron sin ser deseadas y han llegado a  puestos y a responsabilidades donde colabora con la sociedad en diferentes ámbitos.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes recalcó que la Unión Nacional de Ginecólogos Obstetras se encuentra en contra de estos dos aspectos: de que eliminen la objeción de conciencia y que impongan la práctica del aborto.

Roberto Velasco Hirschberg recalcó que los médicos protestarán pacíficamente en contra de estas disposiciones de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, porque no se puede disponer de una vida que no es de la mujer, es una vida ajena, no le pertenece a ella.

Además, dijo, existen varios organismos internacionales a los que seguramente se recurrirá para proteger la vida y no pueden obligar a nadie a interrumpir una vida humana, lo cual es un crimen, puesto que se ataca a un ser indefenso.